¿QUIÉN AUDITA LA NÓMINA DEL DOS PORCIENTO?


Alfredo Ferrari Saavedra y su Fideicomiso Público de Administración del Impuesto del 2 por Ciento a la Nómina, se encuentran en el ojo del huracán.
Grupos inconformes con los grandes negocios que viene realizando el negrito Ferrari de boca del Río, estarían por solicitar la intervención de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de la Procuraduría General de la República y de la Auditoría Superior de la Federación.
Y no es para menos.
Porque, ahora se sabe, el vocal ejecutivo Ferrari Saavedra, no entrega cuentas a nadie del manejo y costo financiero de las obras que el Fideicomiso a su mando realiza cada año.
Está sucediendo lo mismo que con el chilango alemanista importado seis años a Veracruz, Lorenzo Lazo Margain, primer titular de este Fideicomiso, y quien, con el manto de la impunidad y la complicidad de su patrón Alemán, se infló de billetes al reportar millonarias obras fantasmas que nunca se hicieron o que no se terminaron.
El señor Lazo entregaba al mejor postor, a los amigos, familiares o compadres mexiquenses las obras que sí iban a efectuarse, pero incumplía con someterlas al concurso público nacional de licitación.
Lo mismo hace Ferrari Saavedra, al conceder los contratos de obras a sus cuates, aún cuando él se defiende diciendo que los beneficiados son los amigos del gobernador Fidel Herrera.
Sin embargo, la ley no distingue parentescos, simple y llanamente los ordenamientos legales tienen que acatarse y cumplirse, sean amigos o parientes de Ferrari o del propio mandatario estatal, como según comenta el hijo putativo de Ramón Ferrari Pardiño.
La propia normatividad que rige al Fideicomiso del Impuesto del 2 por Ciento a la Nómina en el estado de Veracruz, no hace excepciones para los programas y entregas de obras a particulares.
Dentro de las reglas de operación aprobadas por el Comité Técnico del Fideicomiso, en su numeral 69 se consigna que todo proyecto de obra pública a realizar será licitado, ejecutado y supervisado conforme a la Ley de Obras Públicas del estado de Veracruz y las disposiciones relativas aplicables.
Por lo anterior, constructores estatales, se preguntan…
¿Cuándo Ferrari Saavedra cumple con la ley al licitar las obras que con recursos de dicho organismo público descentralizado planea desarrollar el gobierno Fidelista?
La respuesta es simple…
¡¡Nunca!!
El señor Ferrari, amparado en el proteccionismo que grita tener del tío Fide, se pasa las disposiciones de operación, por la parte donde no le da el sol, y entrega los trabajos más millonarios a las constructoras de los Ruiz, incluso hasta Adrián Ávila Estrada, que tanto odiaba cuando este fue alcalde, es de los consentidos en lso paquetes de obras.
Pudiera ser que Alfredo, el alumno traidor y malagradecido de Ferrari Pardiño, en efecto, como él lo asegura, tiene el visto bueno del gobernador para hacer y deshacer en el Fideicomiso a su cargo, pero al menos debiera de ser discreto y no andar vociferando a sus cuates que “tiene bien agarrados de los huevos al propio Fidel y a sus constructores preferidos, entre estos a Chagra, considerado por muchos como el cuñado incómodo, multimillonario gracias precisamente a las regalías de obras del gobierno estatal”.
Lo cierto de todo es que en la empresa recaudadora de dinero de la actual administración estatal, que regentea el negro Ferrari Saavedra, primo hermano de abusadores sexuales de niñas, tentadora es la danza de los millones que se manejan.
Durante 2008 se recaudaron alrededor de mil 300 millones de pesos y en 2009 esperan recolectar más de mil 500 millones, por concepto de ese gravamen, creado durante el gobierno del ratón Miguelito.
Pero, al empezar el segundo semestre del año en curso, los veracruzanos ignoran dónde han ido a parar los más de mil 300 millones cobrados en el primer trimestre; si bien están en las cuentas bancarias de Ferrari, o en las de alguien más a quien el político fracasado de Boca del Río, cuide la espalda y sus intereses.
Porque de acuerdo a lo expresado públicamente por el titular del Fideicomiso, el dinero percibido del impuesto al 2 por ciento a la nómina en los primeros cinco meses del año, se ha gastado en construir mercados en Córdoba y Orizaba.
Y desde luego, también en proyectos de obras importantes para Veracruz, que no tienen para cuando empezar, menos ahora que, por los recortes federales, dichos recursos estatales se invierten en otros rubros que nada tiene que ver con la función para lo cual fue creado el gravamen.
No la tiene nada fácil Ferrari Saavedra como responsable del Fideicomiso del Impuesto del 2 por Ciento a la Nómina.
Son muchas las irregularidades cometidas en el corto tiempo que lleva en el cargo, y van arrastrarlo al banquillo de los acusados.
Lorenzo Lazo Margaín, integrante de la banda de pillos que el ratón mayor trajo para que saquearan las arcas de Veracruz, se salvó de ir a Pacho Viejo, gracias al maridaje del poder político.
En el señalamiento de corrupción y enriquecimiento de Lazo, el jefe de la banda metió las manos al fuego para salvarlo.
¿Y por Ferrari Saavedra, quién las meterá?
Por lo pronto, muchos de los agraviados por la amafiada entrega de obras financiadas por el Fideicomiso de Ferrari, preparan su denuncia de intervención de la SHCP, PGR y la Auditoría Superior de la Federación.
Es parte de lo que en cascada podría venir contra Veracruz.
¿O usted qué opina?

LA GUERRA ES CONTRA FIDEL

No hay dudas…
Quieren estrangular políticamente al gobierno de Veracruz.
No darle, disminuirle o restringirlo de las partidas presupuestales que por ley corresponden a la entidad, parecen ser la única estrategia del PAN para intentar derrotar a gobernador de Veracruz y sus candidatos en las elecciones del próximo 5 de julio.
El anuncio del nuevo recorte de 480 millones de pesos al estado de Veracruz para el mes de junio, es evidencia que el gobierno calderonista busca, por todos los medios, atajar al mandatario veracruzano.
Para los asesores y cercanos al presidente Felipe Calderón, a Fidel tienen que amarrarle las manos en el manejo del billete que le manda la federación, porque cada peso, según ellos, lo convierte en voto para su Partido el Revolucionario Institucional.
De acuerdo a la Secretaría de Finanzas del estado, con los otros 480 millones de pesos de junio, suman casi 2 mil millones de pesos los que Calderón ordena quitarle a Veracruz en los primeros seis meses del año.
Y no es aventurado suponer que para los primeros días de julio, el mes de las elecciones federales, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, entere a los veracruzanos que a su entidad se le restringen de otras participaciones federales.
Determinación que resultaría letal para el gobierno de Veracruz, según opinan los principales operadores del panismo nacional.
Basados, desde luego, en la experiencia de los comicios de 2007, en los que el PAN y sus candidatos a diputados y alcaldes, además de ser derrotados, dejaron a su partido moribundo, a un paso de la sepultura.
Semanas después de las catastróficas elecciones locales de 2007 para el PAN, toda la comunidad panista representada por el Pipo Vázquez Cuevas, se entregó al gobierno de Fidel Herrera, honrando que, “si no puedes con tu enemigo, únetele”.
Por ello, innumerables y larga es la lista de las regalías de Fidel al Pipo: El jueves cuando Víctor Alejandro en la tribuna del Congreso estatal arremetió contra el gobernador por un video aparecido, Fidel sonrió en forma maliciosa.
Pero muy aparte de las simulaciones de guerra de los panistas estatales, lo que no tiene vuelta de hoja son los otros 480 millones de pesos que Calderón ordena le quiten a Veracruz.
Todo en su afán protagónico de, según el presidente y sus asesores, restarle operatividad a Fidel en el proselitismo de la jornada electoral intermedia que se avecina.
En este punto, quienes hacemos periodismo profesional al servicio de todos, debemos enfatizar y dejar muy en claro lo siguiente…
En su afán de romperle la madre a Fidel, según dicen los propios panistas involucrados en el tema, los activistas de los enemigos del gobernador, no miden perjuicios.
Se presume y lo gritan a los cuatro vientos, desean apoderarse del gobierno del estado porque Fidel ha sido un desastre como mandatario.
Pero yo les pregunto…
Tanto quieren el bienestar de Veracruz y sus habitantes que sugieren al presidente suprima participaciones financieras al estado que gobierna Fidel Herrera, porque sólo así podrán aspirar a ganar algunas diputaciones federales.
Es innegable que Veracruz se ha convertido en una obsesión para Calderón y algunos de sus más cercanos colaboradores.
Porque a diferencia de Veracruz, estados como el que gobierna Peña Nieto, no sufre de recortes en los recursos que recibe de la federación.
El contraste, entre el estado de México y Veracruz, es que uno se encuentra en manos de un aliado del presidente, y la otra representa los intereses de los amigos del presidente.
¿O usted qué opina?

VERACRUZ EN EL FILO DE LA NAVAJA

La Procuraduría General de la República se ha convertido en el brazo ejecutor del presidente Felipe Calderón para limpiar y allanarle el camino a su partido Acción Nacional.
Usando a la dependencia de Medina Mora, el gobierno federal desactiva el poderío político que tanto el PRI como el PRD pudieran tener en cada una de las entidades que gobiernan, y que les permitirían aplastar, de nueva cuenta, a los candidatos blanquiazules en los comicios federales que vienen.
Los números políticos no mienten.
Por lo menos en las últimas diez elecciones en diversos estado del país, el PAN ha mordido el polvo del partido tricolor de la generala Beatriz Paredes.
El paisano de Calderón, Germán Martínez Cázares, como dirigente nacional del PAN no ha ganado una sola jornada electoral en provincia; lo mismo pierde gubernaturas, la mayoría de las diputaciones locales y hasta las presidencias municipales más importantes de cada entidad.
Como operador político triunfador de Los Pinos, el presidente del CEN panista, sólo tiene su verborrea de saliva, porque en cada elección ha sido apaleado en forma por demás vergonzante.
Y de acuerdo al escenario previsto para los comicios intermedios del primer domingo de julio, según encuestas y sondeos, todo tiende a que la historia se repita, y que el PAN volverá a recibir otra paliza electoral, principalmente de parte de los abanderados del Revolucionario Institucional.
El miedo al fracaso en las urnas que tire al fango los sueños del presidente Calderón de apoderarse del Congreso de San Lázaro en 2009, mantiene encendidas las farolas rojas de peligro, tanto en la sede azul de la colonia del Valle en la ciudad de México, como en la residencia oficial de Los Pinos.
Y como los candidatos “manos limpias” no han logrado levantar en el 70 por ciento de los 300 distritos electorales del país, en un intento desesperado ahora están buscando remontar el marcador de las preferencias ciudadanas, usando a la PGR como instrumento de persecución de presuntos protectores del crimen organizado.
Lo sucedido en Michoacán la madrugada del martes pasado, es apenas el principio del fin de los poderosos gobernadores priístas y perredistas que detentan el control político, férreo y absoluto en cada una de sus entidades, y en donde el PAN nada tiene que hacer en la elección federal que se avecina.
Una reflexión política a fondo, basada en los últimos eventos suscitados en territorio nacional durante el gobierno calderonista, incluido el Michoacanazo, permite establecer que por intereses partidistas, el PAN-gobierno ha usado a las instituciones públicas, como la PGR, para intimidar y prefabricar culpables.
Hechos debidamente documentados en Jalisco, Colima y Zacatecas, como los más recientes, dejan testimonios de cómo los operadores del PAN en complicidad con la PGR y su filial la SIEDO, han sembrado expedientes acusatorios en contra de quienes aspiraban a los gobiernos estatales de dichas entidades.
Y para alcanzar los resultados deseados, los representantes del gobierno y del partido, han usado a la prensa nacional como medios de transporte para crear psicosis de culpabilidad en los presuntos indiciados, quienes decidieron renunciar a sus pretensiones políticas para ponerse a disposición de la autoridad que lo investiga y reclama.

VERACRUZ Y FIDEL ESTÁN EN LA MIRA
No me queda la menor duda.
La publicación y el video aparecidos ayer en importante diario de la capital mexicana, es la mejor evidencia que los Palmolive vienen por aquellos Fidelistas que se presumen han trasgredido la ley y la legalidad.
El modus operandi a través de un periódico, utilizado ayer jueves para denostar y exhibir al gobernador Fidel Herrera, es el clásico del PAN de tirar la piedra y esconder la mano, tal como hicieron con el video en YouTube, del que Germán Martínez se deslinda arguyendo el infantilismo de que “no lleva el emblema o logotipo del partido”.
Esta nueva información que sale a la luz en forma sospechosa y anónima, revive las acusaciones de los panistas que denunciaron que las locales del 2007 en Veracruz, fue una elección de estado operada por el tío Fide.
La nota y la cinta, sirven de consuelo a los azules por aquella masacre electoral de septiembre de 2007, donde no tocaron ni baranda, principalmente en la Cámara de diputados donde sólo obtuvieron dos escaños por la vía directa del voto, y en la que también perdieran los municipios importantes que mantenían en su poder, como el puerto jarocho que durante 13 años representó para el PAN la Joya de la corona.
Por cierto, uno de los más entusiastas con el audio difundido, fue Víctor Alejandro Vázquez Cuevas, el padre de aquella desgracia electoral, quien como diputado local se desgarró ayer las vestiduras en el Congreso retando al gobernador a separase del cargo para someterse a investigación. Petición que fue secundada por el alcalde Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, hijo de quien Fidel calificó como “el personaje obsesionado de siempre”, y que igual pide que Herrera se separe de la gubernatura.
Vaya cinismo y desvergüenza de don Pipo al buscar llenarse de gloria, cuando todos en Los Pinos y en su partido saben que es el más beneficiado por las prebendas financieras y en especie que él y su esposa, han recibido del gobierno de la Fidelidad. Hoy finge demencia y se sube al ring para quedar bien con su protector.
Retomando el tema, es indudable que esta otra embestida a Fidel de parte de sus enemigos acérrimos, trae una clara lectura de advertencia.
Y como efecto inmediato, dejó en el mandatario estatal momentos aciagos, mezclados de furia y coraje. Ayer en gira de trabajo por el municipio de Veracruz, no pudo ocultar lo que en su interior le viene quemando.
Y no es para menos su molestia, que desde luego, también lleva implícita preocupación e incertidumbre.
Lo grave del asunto, motivo de este comentario, es que quienes pusieron en manos del PAN dicho video tan aplaudido por los blanquiazules, son gente de todas las confianzas del gobernador.
Hace algún tiempo, aquí en este mismo espacio, publiqué las grandes traiciones de los fidelistas tan cercanos al gobernador, incluso hasta aseguré que “estaban entregando o vendiendo” al adversario, información privilegiada de las actividades del gobierno del estado.
Mi amigo Fidel, siempre ignoró las llamadas a tiempo; sus asesores le decían al oído que “éramos agoreros del desastre”.
Y todavía falta que sus aguerridos enemigos, saquen el parque que guardan como bomba de tiempo, el cual también les fue puesto en bandeja de plata.
¿O usted qué opina?

MARTÍNEZ CÁZARES: MENSAJERO DEL DESASTRE

Germán Martínez Cázares, el hombre fuerte en materia política del presidente Felipe Calderón, estuvo ayer en tierras veracruzanas.
Y lo sospechoso de su presencia, es que se da a escasas 24 horas del operativo multipolicíaco efectuado en el estado de Michoacán, que como todos saben, terminó con la captura de 27 funcionarios y exservidores públicos de aquella entidad, por presuntos vínculos con el crimen organizado.
Qué lectura deben darle los veracruzanos, y desde luego la clase gobernante, a su inesperado arribo a la zona conurbada Veracruz- Boca del Río, porque para lo que oficialmente vino hacer, extrañó que se dejara venir desde la ciudad de México.
Por todos es sabido que el joven Germán, por su cercanía con el presidente Calderón, es prepotente e intolerante, representa la parte dos de su antecesor Manuel Espino Barrientos, por lo que gusta de escenarios a modo en los que pueda lucirse y desatar su verborrea política que a los propios panistas ha decepcionado.
Muchos, incluso blanquiazules de hueso colorado, no se tragaron el cuento de que el dirigente nacional del PAN haya aceptado estar ayer en Veracruz sólo para desayunar con sus abanderados Ávila Camberos y Julio Saldaña y no más de 30 empresarios adheridos a la COPARMEX.
Claro que no.
La estancia del vocero político del gobierno federal en el estado de Veracruz, tuvo otros intereses y objetivos.
Y los dio a conocer cuando, ante preguntas a modo de los representantes de los medios de comunicación, se desató hablando de la seguridad pública nacional y del interés de Calderón por terminar con ese cáncer del narcotráfico y del crimen organizado que amenaza a las nuevas generaciones del país.
Y cuando alguien preguntó si el “operativo Michoacán” se trasladaría a otras entidades del país, para Martínez Cázares representó el momento esperado:
Con seguridad respondió que “el PAN apoyará al gobierno del presidente Calderón en todas las acciones que lleve a cabo, sobre todo en aquellos estados donde sea necesario actuar como se hizo en Michoacán”.
Y dejó entrever, que Veracruz no sería la excepción.

¿LOS MOTIVOS REALES DEL VIAJE A VERACRUZ?

La tarde-noche del martes, ante la agencia del Ministerio Público en turno, fue denunciada la desaparición del periodista Fidel Pérez Sánchez, del periódico Notiver, con quien su familia perdió conocimiento desde las 10 horas del día.
Hasta el momento de interponer la querella, los familiares del comunicador no sabían de su paradero, así como tampoco de la camioneta de su propiedad donde se transportaba.
De acuerdo a informes de primera mano, la información del presunto “levantón” del reportero, traspasó las fronteras estatales minutos más tarde de haberse efectuado, y llegó a las oficinas de un poderoso funcionario federal, quien no tardó en buscar sacarle provecho político a la desgracia de Fidel Pérez.
Aseguran que en cuestión de horas, el hábil político armó el teatro y no tardó en convencer a Germán Martínez Cázares para que, aprovechando las circunstancias políticas que prevalecían en la entidad, viajara al estado de Veracruz un día después de que no se sabía nada del columnista Pérez.
Verdad o mentira de lo que se dice y comenta entre recalcitrantes panistas que fueron sorprendidos con la visita no programada del dirigente nacional del PAN a Veracruz, lo único cierto es que Martínez Cázarez, también extrañó a los reporteros cuando de pronto, en medio de la rueda de prensa que ofrecía, dijo…
-“El PAN le pide al gobernador Fidel Herrera, que el periodista Fidel Pérez, del periódico Notiver aparezca vivo y sano”.
Pudo haber sido que el dirigente blanquiazul fue informado de la desaparición del periodista jarocho en las dos horas, de 8 a 10 de la mañana, que a puerta cerrada desayunó con los escasos empresarios y los candidatos de su partido a diputados locales, en el hotel Plaza Galerías de Boca del Río.
Pero, para nadie es secreto la lucha intestina que por derrotar al PRI, el PAN y el propio presidente Calderón han enderezado contra el gobierno de Fidel Herrera; y tan grave es el enfrentamiento entre el estado y la federación, que se dice, que “Veracruz está en el ojo del huracán, y que podría ser el próximo Michoacán”.
Como dato adicional menciono que el desayuno, armado de la noche a la mañana, entre el presidente del PAN con la COPARMEX, fue tan misterioso que algunos distinguidos panistas que hoy son funcionarios feederales, como Agustín Andrade Murga, llegaron tarde al evento, quejándose que “les habían avisado de último momento”.
Muy grave resultaría para México y sus instituciones, que la clase política en el poder y la que obsesiona llegar en los estados, se valga de todo tipo de argucias, incluso que lastimen el dolor que pueda estar sufriendo algún de veracruzano, para saciar venganzas personales.
A dios gracias, Fidel Pérez, regresó a su hogar, sano y salvo.
¿O usted qué opina?

CUANDO VEAS LAS BARBAS DE TU VECINO RECORTAR… PON LAS TUYAS A REMOJAR


¡¡Tiemblan en Veracruz!!
“Tráganos tierra”, es el grito al unísono de políticos, empresarios y hasta de connotados editores y periodistas veracruzanos.
Todos, por estar bajo sospecha, no tienen otro camino que hacerse ojo de hormiga, esconderse o salir huyendo del país.
Y no es para menos…
“Si ves las barbas de tu vecino caer, pon las tuyas a remojar”.
La sorpresiva cacería de brujas del Ejército, PGR y SIEDO implementada en el estado de Michoacán, donde detuvieron a por lo menos 30 funcionarios y ex servidores públicos, entre éstos a 11 presidentes municipales, es ya motivo de pánico, miedo, zozobra, crisis de nervios y de insomnio, en muchos conocidos actores políticos de Veracruz.
Lo sucedido la madrugada de ayer martes en la entidad gobernada por el perredista Leonel Godoy, es el principio de la embestida del gobierno federal contra los gobiernos estatales presuntamente ligados o protectores del narcotráfico y el crimen organizado.
Y para el presidente Felipe Calderón y sus asesores, según información de inteligencia militar que tienen en su poder, suman una veintena los estados del país involucrados con los capos de la mafia y de la delincuencia criminal.
De los cuales, catorce de los infiltrados por las bandas del narco se encuentran en manos de gobernadores pertenecientes al Partido Revolucionario Institucional; cuatro al de la Revolución Democrática, y dos al PAN.
Los operativos anticrimen de las fuerzas de seguridad nacionales al interior de las administraciones estatales, eran asunto anunciado.
Después de aquel encuentro de acusaciones entre el presidente Calderón con la dirigencia nacional del PRI, líderes parlamentarios y gobernadores del tricolor, todo quedó escrito para el huésped de Los Pinos.
La decisión de cazar a funcionarios públicos de los gobiernos estatales señalados de brindar protección a narcotraficantes, ya había sido determinada por el propio presidente desde los primeros días de abril pasado.
Haberse dado la orden para ejecutar las detenciones de los presuntos involucrados con el narcotráfico en plena actividad proselitista, con miras al proceso intermedio del 5 de julio, abre dudas y sospechas que el operativa multipolicial en Michoacán, lleva intereses políticos, ante la desventaja del PAN en el escenario preelectoral del país.
Incluso, Michoacán, figuraba en segundo lugar para ser intervenido, no en primero, como finalmente ocurrió en las primeras horas de ayer martes, agarrando por sorpresa a ex secretarios de seguridad pública, a ex procuradores de justicia, a los asesores del propio gobernador Godoy, y los once presidentes municipales de importantes ciudades de aquella entidad, entre los que figuran nueve perredistas, un priísta y un panista.
A todos se les señala de tener vínculos con el crimen organizado y se encuentran detenidos en las instalaciones de la SIEDO en la ciudad de México.
En noviembre pasado cuando cayó el zar antidrogas Noé Rodríguez Mandujano, acusado de sus nexos con la delincuencia organizada, en este mismo espacio vaticiné la guerra que ayer inició en la tierra del ex presidente Lázaro Cárdenas, convertida en botín político de su hijo Cuauhtémoc y nietos.
Aseguré que larga era la lista de cómplices y protegidos del alto jefe policiaco federal a lo largo y ancho de la república, en la que se encuentran gobernadores, senadores, diputados y alcaldes.
En lo que se refiere al estado de Veracruz, muchos son los políticos involucrados que, creyendo tener a dios agarrado de las orejas, iniciaron sólidos romances con representantes de la delincuencia, que sin lugar a dudas les han permitido amasar incalculables fortunas, que nunca alcanzarían a reunir por el resto de sus vidas.
Y en el ojo del huracán también se encuentran conocidos editores y periodista de diversas ciudades de la entidad, quienes están hasta las manitas con los cárteles de la droga, o los grupos delictivos que “trabajan” en el estado, como Juan en su casa.
La redada en el estado de Michoacán, pone en el filo de la navaja a todos los involucrados aquí en Veracruz, sean funcionarios públicos o reporteros al servicio del crimen organizado.
Los indiciados lo saben, al menos los comunicadores.
Porque ayer mismo, se supo, en las ciudades de Veracruz-Boca del Río, Xalapa y Córdoba-Orizaba, fueron cerradas las casas donde se les “paga” a connotados columnistas el soborno por su silencio.
Los sitios de las calles Cempoala del Infonavir Río Medio, en la zona conurbada; la de la colonia revolución, en Xalapa, y el ubicadp en Fortín de Las Flores, tienen muchas historias qué contar.
¿O usted qué opina?

VERGONZANTE; EL CASO DE LA SEÑORA PATRICIA ROMERO


Es urgente que el gobernador Fidel Herrera de una sacudida trepidatoria a la Procuraduría de Justicia del estado.
Para que caigan todas las ratas y malos funcionarios que llevan décadas enquistadas en la institución, que lejos de procurar justicia sin distinción de clases sociales, la convirtieron en instrumento para abusar del poder, poniéndola al servicio de las mafias y del mejor postor.
A los desprotegidos, los que no tienen fuero, dinero ni influencias políticas, no les han dejado otro camino que, algunas veces, hacerse justicia por sus propias manos, y en otras, cometer actos desesperados, en los que han perdido la vida.
Por ello, prenderse fuego y desnudarse ante los ojos de todos, parecen ser las únicas formas de reclamar justicia en Veracruz
. El 30 de septiembre de 2008, el dirigente indígena de la sierra de Soteapan Ramiro Guillén Tapa, no tuvo otra opción que prenderse fuego en la Plaza Lerdo, frente a palacio de Gobierno, cansado de los oídos sordos del subsecretario Ricardo Landa, quien más que cumplir con la responsabilidad encomendada por el gobernador Herrera, prefería atender sus asuntos de amorío con una alcaldesa en el sur del estado.
Decenas de veces Guillén Tapia fue víctima de ese burocratismo estatal tan repudiado y condenado por el propio mandatario veracruzano, quien como ejemplo hacia sus colaboradores siempre ha mantenido su política de puertas abiertas a la ciudadanía.
Sin embargo, los funcionarios de la subsecretaría de gobierno, encabezados por el Gato Modorro y el director de asuntos políticos Marlon Ramírez, se la pasaron dándole largas a las peticiones del líder campesinos y sus agremiados.
Hasta que Ramiro Guillén, cansado de tanta humillación, decidió rociar su cuerpo de thiner y luego incendiarse ante las cámaras de televisión, inmolación que horas más tarde le costaron la vida al representante populaca, que solo reclamaba la entrega de 400 hectáreas de tierras para los indígenas de la región de la sierra de Soteapan, municipio enclavado en el sur de la entidad.
Aquel fatídico desenlace parece haber sido olvidado por los funcionarios Fidelistas, que siguen mostrando falta de sensibilidad política para atender las necesidades o reclamos del pueblo veracruzano, pese a que la atención a la gente es el estandarte de todos los días de Fidel.
Ayer en palacio de gobierno, durante el desarrollo del “Lunes Ciudadano”, tuvo lugar otro evento que debería ser vergüenza para los servidores públicos de Veracruz, especialmente, esta vez, para los de la Procuraduría de Justicia.
A la señora Patricia Romero García, madre de una pequeña de 10 años de edad y empleada de la Secretaría de Finanzas y planeación del propio gobierno estatal, no le dejaron otra puerta abierta que la de “semidesnudarse” ante las narices de los empleados de la Secretaría de Gobierno.
Como los de Guillén Tapia, los reclamos de doña Patricia eran gritos en el desierto, nunca escuchados por el o los agentes del Ministerio Público que llevan las denuncias en su contra, interpuestas por su iracundo ex esposo quien, se sabe hoy, mantiene lazos de complicidad con altos funcionarios de la propia PGJ.
Lo único que la empleada de Finanzas ha demando a las instancias de procurar justicia, es ser escuchada como lo marca la ley, petición que le ha sido denegado en forma sistemática en virtud del maridaje de intereses entre Ministerios Públicos y los abogados de su ex marido Felipe de Jesús Cardona.
La cerrazón e irresponsabilidad de los servidores públicos del estado en eventos que ya dan la vuelta al mundo vía Internet, colocan nuevamente a la Procuraduría de Justicia de Veracruz en el ojo del huracán.
Es indiscutible que a Salvador Mikel Rivera, le quedó más que grande la Procuraduría; no ha dado solo una desde su llegada; es la burla para la delincuencia estatal y también para los subprocuradores regionales, coordinadores, comandantes y agentes ministeriales, quienes andan dando golpe a ciegas bajo el mando del exsecretario de gobierno chirinista.
Lo mismo sucede con Manuel de León Maza, otro funcionario en los tiempos del gobernador Chirinos, de quien todavía se ignora cuál es su papel en la PGJ, porque desde que llegó a la dependencia no da golpe y no atiende a nadie, pareciera que sólo sirve para cobrar los días de quincena.
Por intervención directa del gobernador, el caso de la señora Patricia Romero García será atendido por las instancias correspondientes.
Pero yo me pregunto…
¿Todo tiene que resolverlo Fidel?
Insisto en que la Procuraduría requiere de un enérgico zarandeo para que caigan las manzanas podridas; no puede estar paralizada por la ineficiencia e incapacidad del procurador en turno.
Porque mientras Mikel y de León Maza duermen en sus laureles, comandantes y agentes hacen de las suyas, vendiendo protección y ordenes de aprehensión, y elevan sus oraciones para que el Procurador termine de irse por razones de salud, y llegue Marco Antonio Aguilar Yunes, el encargado de la plaza aquí en Xalapa.
Pero la posible llegada del hijo del desaparecido político cordobés Silvestre Aguilar Morás, podría resultar de peores consecuencias, en virtud que tuvo que salir huyendo del puerto jarocho porque las mafias iban por él, dizque por no cumplir acuerdos.
En fin, la seguridad pública y la procuración de justicia, siguen siendo la piedra en el zapato para el gobernador Herrera.
¿Cuántos Ramiros Guillén Tapia o Patricias Romero García más exigiendo justicia tendremos lo que resta del sexenio Fidelista?
¿O usted qué opina?

CÓRDOBA EN EL OJO DEL HURACÁN

Al parecer la elección federal en la ciudad de Córdoba, se ha convertido en asunto de seguridad nacional para el presidente Felipe Calderón y el PAN.
Son 300 los distritos electorales del país que están en juego en los comicios del próximo domingo 5 de julio, sin embargo, el número 16 del estado de Veracruz, es el que le quita el sueño a muchos connotados calderonistas.
De tal suerte que primero decidieron mandar de candidato a Carlos Hermosillo, un ex futbolista del norte de Veracruz, quien cuenta con todo el respaldo político y financiero del huésped de Los Pinos.
Y ahora, desde que Hermosillo es el abanderado blanquiazul a diputado federal, por la ciudad de los Treinta Caballeros han desfilado las más altas personalidades del panismo nacional, incluso hasta el propio Calderón dispuso estar en Córdoba pretextando inaugurar obras realizadas con recursos de la federación.
El mensaje ha sido evidente, para que el gobernador Fidel Herrera y su pupilo Javier Duarte se den por enterados que el PAN y la presidencia de la república vienen con todo para ganar en Córdoba.
En un principio la clase política estatal y del altiplano aludió que el propósito del PAN en el distrito electoral de Córdoba, era frenar al candidato de la Fidelidad Javier Duarte, por ser éste el delfín del gobernador para el 2010.
Más leña al fuego atizaron los plumeros al servicio del gobierno en turno, cuando aseguraron que la candidatura del ex titular de la CONADE era una provocación al mandatario de Veracruz, y que Duarte y Hermosillo protagonizarían un choque de poder entre Fidel y Felipe.
En su momento, Josefina Vázquez Mota, la mujer más influyente y poderosa del calderonismo, al presentarse a la ceremonia de inicio de campaña del ex goleador nacional, descartó que el distrito electoral de Córdoba, sea motivo de lucha o enfrentamiento político entre el presidente y el gobernador Herrera.
No obstante, muchas dudas empiezan a surgir a partir de una serie de acontecimientos que no figuraban dentro del escenario político estatal.
Por ejemplo, se da como un hecho que el ex presidente Carlos Salinas, estuvo en Córdoba la noche del sábado para apoyar la candidatura de su tocayo Carlos Hermosillo.
De acuerdo a informes no confirmados en forma oficial, pero elaborados por los orejas de Gobernación estatal y de Paco Portilla en Córdoba, aseguran que Salinas, acompañado por César Leal Angulo y su esposa Maribel Pontán Porres, llegaron la noches del sábado a la residencia del senador Juan Bueno Torio, en el lujoso fraccionamiento Campestre.
En el lugar lo esperaban el candidato Carlos Hermosillo y la crema y nata de los hombres de negocios de aquella región, encabezados por los Bueno como familia anfitriona; los Fanjul, los Porres, los Becerril y los Gorbeña, entre otros distinguidos empresarios simpatizantes del Partido Acción Nacional.
También se informó que además de Salinas, el otro invitado especial fue Miguel Ángel Yunes Linares, quien habría fungido como orador principal de la velada; y quien mejor que el turco para hablar linduras de su más acérrimo enemigo político, no importando que cuando lo hace, con sólo mencionar el nombre, sus labios tiemblen y su rostro enrojezca de ira y coraje.
¿Qué cómo, porqué y para qué es el involucramiento del ex presidente Salinas en el proceso electoral de Veracruz?
Es sin duda una interrogante que tiene con los pelos de punta a todos los Fidelistas, empezando por el número uno, principalmente porque para nadie es desconocido cómo se las gastaron los Salinas cuando tuvieron el poder.
Quién haya sido el intermediario para juntar a Salinas con Hermosillo y los hombres del dinero cordobés, no puede traer buenas intenciones para Veracruz.
Debe descartarse que el motivo de la reunión en el residencial Campestre de Córdoba, haya sido por dinero para meterle a la campaña del ex futbolista; al gobierno federal le sobra para dar y regalar, más en estos momentos de actividad política, donde busca que el PAN se levante con la mayoría de triunfos en los 300 distritos electorales.
Por lo pronto, Salinas, Yunes, Hermosillo, los empresarios y su cónclave en Córdoba, darán de qué hablar en esta semana que inicia, rumores irán y vendrán, pero lo innegable es que en el distrito electoral 16 de Veracruz, están puestos los ojos de todos los adversarios, no del candidato Duarte, sino de Fidel Herrera.
¿Qué se comió el gobernador para desatar huracanes de odio en su contra?
¿O usted qué opina?

UNA BOMBA DE TIEMPO LA DANZA DE LOS MILLONES


Una bomba de tiempo con efectos políticos devastadores, amenaza al gobierno de Fidel Herrera.
Es una más de las muchas que por la deslealtad y enriquecimiento de sus colaboradores, está por estallarle al gobernador de Veracruz.
Y se trata de las concesiones para prestar el servicio de pasajeros en la modalidad de taxis, que como se ha venido haciendo costumbre, los gobernantes salientes agarran como negocio la liberación de placas.
E n los últimos 18 años de gobierno estatal en Veracruz, dos mandatarios se han visto manchados por la sombra de la corrupción, señalados de vender éste tipo de concesiones al mejor postor.
Del cuatrienio sustituto de Dante Delgado, diversos colaboradores suyos fueron señalados de realizar los grandes negocios con las placas para taxis. De los tres involucrados en la fiesta, de la que el gobernador interino se dijo ajeno.
Con Miguel Alemán Velasco, se presentó el más grande y descarado tráfico de liberación de concesiones para taxis.
Alejandro Montano, el chofer para unos, y para otros el hombre fuerte del alemanisco, rodeado de una bola de vivales, hicieron los negocios de sus vidas con la entrega de dichas placas.
Se calcula que por las casi 10 mil concesiones en este rubro, a razón de 60 mil pesos de comisión por cada una, que desde luego no ingresaron a las arcas estatales, se embolsaron alrededor de 600 millones de pesos.
¿Repartidos entre cuántos?
¿Montano, Jorge Salinas, Tomás Mundo?
Seguramente la parte del botín que correspondió a cada uno de ellos, fue millonaria y suficiente para que los beneficiados olviden trabajar y se den la gran vida de placer.
Porque incluso, algunos excolaboradores muy cercanos a Tomás Mundo, que llegaron a la Dirección de Tránsito con una mano atrás y otra adelante, empiezan a sacar la fortuna robada.
Los muy “honestos” para sus vecinos, en forma mañosa y zorruna, dejaron pasar tres años de la administración Fidelista para mostrarse como los sinvergüenzas que fueron en el sexenio de la peor corrupción gubernamental que se tenga memoria en Veracruz. .
De repente iniciaron a construir uno o dos pisos más a sus majestuosas mansiones, y toda la gente se pregunte que ladronde.
Hoy ese fantasma de la corrupción por la entrega de placas para taxis, cobra vida en el gobierno de Fidel Herrera.
Por lo menos suman cinco mil los afectados que aseguran haber entregado desde 100 mil hasta 200 mil por la promesa de una concesión.
Y la entrega del dinero a representantes de la Dirección de Tránsito y Transporte, lleva más de un año, y es la hora que los demandantes no tienen respuesta positiva, sólo promesas.
La última fue que para el pasado lunes 18 del presente mes.
Pero de pronto, un día antes, la tarde del domingo, aparecieron diversos transportistas del servicio urbano protestando por la entrega de las liberaciones, lo que, para muchos significó una burla más del gobierno Fidelista.
Principalmente del subdirector de Transporte, Julio César Cerecedo, considerado por muchos como la mano que mece la cuna del billete que ingresa a la dependencia, lícito e ilícito.
Lo cierto es que, por la última agarrada de pelos, los agraviados han empezado a organizarse, y para ello han contratado los servicios profesionales de un importante y afamado bufete de abogados fuera de Veracruz, que además de provocar un escándalo nacional por las tranzas de Cerecedo y compañía, tendrá efectos secundarios en el ámbito político.
Y qué necesidad hay de generarle al gobernador otra bronca de magnitudes inimaginables, si ya con las que tiene son suficientes para llorar o reir.
¿O hasta dónde llega esa red de complicidades en el millonario negocio de la reventa de concesiones para taxis que Fidel no pone el remedio?
Porque siete mil nuevos permisos a 100 mil, 150 mi, y hasta 200 mil, resulta una nada despreciable fortuna.
Pero bueno, luego no se digan soirprendidos.
¿O usted qué opina?
.

LOS PACTOS FIDELISTAS


La guerra política por las diputaciones federales entre los azules del PAN y los colorados del PRI, se encuentra en su máxima expresión en Veracruz.
El bombardeo mediático de las dos fuerzas políticas más representativas en el estado, alcanza ya el clímax del apasionamiento buscando denostar al enemigo y ganar adeptos electorales que las lleven al triunfo el 5 de julio.
Es ahora, el ciberespacio del Internet, el campo principal de las hostilidades perversas y siniestras, orquestadas para avergonzar y denigrar a los adversarios de los partidos opositores.
Más que llevarle al pueblo veracruzano propuestas legislativas que lo hagan, al menos, soñar un mejor mañana, los políticos se desbaratan en una confrontación estéril, digna sólo de ignorantes y pendejos.
¡¡Viva Veracruz!!
Esos son nuestros valiosos políticos, los que ostentan el poder, y aquellos que enfermos y obsesionados, lo ansían para agarrarlo como instrumentos de persecución y venganza.
Yo me pregunto…
¿De qué ha servido tanto dinero oficial despilfarrado en sobornos, apapachos, componendas y agasajos?
Buscando siempre, comprar la conciencia del opositor político que estorba a los intereses de la clase gobernante, muchas veces malsanos, y otras de buena fe buscando el beneficio de las mayorías.
Poco o nada ganaron los veracruzanos con motivo de esos pactos, firmados al crisol de la expectación y la esperanza de una ciudadanía ávida de respuestas para salir de la pobreza y la marginación.
Porque el bombardeo con misiles de injurias, insultos y recordatorios del 10 de mayo en la entidad, son el blanco de las actuales campañas políticas.
Y lo más lamentable es que, se sabe hoy, los principales protagonistas de la ofensiva contra el gobierno Fidelista, son los mismos que exigieron trato especial para poder sentarse a la mesa de las negociaciones.
Uno de ellos, quizás el principal, Alejandro Vázquez Cuevas, alias El Pipo, ex dirigente del CDE del Partido Acción Nacional, actual diputado local y líder de la fracción blanquiazul en el Congreso local, ha sido el mayor beneficiado con las prebendas político-financieras concedidas por la actual administración estatal.
Según afirmó en su momento el tío político Reynaldo Escobar, primo hermano de doña Socorro Cuevas de Vázquez, aprovechando su condición de dirigente estatal del PAN, Víctor Alejandro, aceptó recibir 150 mil pesos mensuales por haber firmado el 31 de mayo de 2005 el Acuerdo de Gobernabilidad con el ejecutivo del estado.
Así también, por órdenes del propio Fidel, a Vázquez Cuevas le fue autorizado, sin investigación alguna ni trámites engorrosos, un crédito a fondo perdido por más de 4 millones de pesos que, representando a una empresa canadiense, había solicitado a la Secretaría de Agricultura estatal, dizque para sembrar hortalizas en la región de Paso del Toro, en el municipio de Alvarado.
Y a todas esas canonjías monetarias descritas, se suman muchas otras de tipo político que el gobierno del estado concedió al entonces líder panista, en un intento por “llevar la fiesta en paz”.
Fidel, un zorro del quehacer político, estando en desventaja en la Cámara de Diputados en el primer tercio de su mandato, buscó la vía de la reconciliación en bien de Veracruz.
Por ello, dio al Pipo todo lo que pedía.
Solicitó una plaza de tiempo completo en la UV para su esposa Tamara Morales Owseykoff, como “Técnico Académica”, y le fue concedida.
Con su máscara de inocente y el slogan panista de “manos limpias”, se presume que el Pipo ha logrado amasar cuantiosa fortuna en los últimos 3 años del gobierno en turno, gracias al poder de su firma, tan cotizada al inicio de la Fidelidad, justo cuando urgía aterrizar acuerdos para alcanzar la gobernabilidad.
Costosas residencias que alcanzan los 3 y hasta 5 millones pesos, ubicadas en exclusivas zonas de la ciudad de Xalapa, como Lomas la Esmeralda de Jardines Las Ánimas, y departamentos frente al mar en la conurbación Veracruz-Boca del Río, forman parte ya del patrimonio de la familia conformada por Alejandro Vázquez Cuevas y Tamara Morales Owseykoff.
Pero, Alejandro es un tipo audaz, sabe sacarle provecho a cualquier situación donde su posición política es determinante.
Hasta Miguel Ángel Yunes Linares, director del ISSSTE, tuvo que ceder al intercambio de favores con el Pipo, dándole chamba de asesora a su cónyugue Tamara, ganando 65 mil 695 pesos cada mes. Versión que en su momento ella insistía en negar, pero que en aras de la transparencia, el delegado Enrique Pérez, oportunamente confirmó.
En tiempos de batalla por las 21 diputaciones federales de Veracruz, seguro el Pipo se hace el demente para olvidar los favores Fidelistas, y convertirse en el capitán de la embestida azul contra el político de Nopaltepec.
Una ocasión César Leal Angulo, forjador político de los hermanos Alfonso y Alejandro Vázquez Cuevas, cuando dirigió los destinos del panismo veracruzano, se dijo arrepentido de “haber criado esos cuervos”.
No es por demás agregarle que, “alimenta esos cuervos y también buscarán dejarte ciego”.
Justo, lo que se hizo.
¿O usted qué opina?
P.D. “Nunca escupas para arriba, porque puede caerte en la cara”, dice el refrán popular. Tanto hablan del control desmedido que, ciertamente Fidel tiene sobre ciertos medios informativos, que terminan cometiendo el mismo acto de soberbia. Por “criticar a ultranza, se dice, los desplantes del alcalde Boca del Río”, ayer fue despedida una conductora de televisión por cable, quien para su mala suerte, es también esposa de un alto funcionario estatal en el puerto jarocho, cargo al que llegó, gracias al oportunismo sexenal de Papi.


ALFREDO PARDIÑO: EL PADRINO


Alfredo Ferrari Saavedra, finalmente resultó el mejor de los alumnos de la banda de los “bembones” de Boca del Río, capitaneada por su primo hermano Ramón Ferrari Pardiño.
Desde el 14 de enero de 2008, despacha como Secretario Técnico del Fideicomiso del 2 por Ciento a la Nómina del gobierno de Veracruz, donde aseguran ha logrado acumular incalculable fortuna a corto plazo.
Ferrari Saavedra sintió, por fin, alcanzar la cima de su fracasada vida política cundo le dieron la noticia que por disposición del gobernador Fidel Herrera, iría como titular de dicho organismo público descentralizado, sustituyendo al inhabilitado Ramón González Ortíz.
Alfredo se mostró loco de contento de llegar al anhelado paraíso financiero, donde siempre soñó estar, en el que se cobraría todos los años perdidos sin poder meterle la mano al cajón de los recursos del pueblo.
Y no era para menos la euforia del negrito boqueño.
Su quehacer en la política se había convertido en una maldición jarocha, era como un archivo muerto de todos los fracasos que vino acumulando hasta antes de la era Fidelista en Veracruz.
Desde su paso por el BANRURAL como secretario particular del entonces gerente regional de BANCRUGO, José Antonio González, donde hizo grandes negocios con créditos agropecuarios liberados a familiares, compadres y amigos, la suerte lo había abandonado.
De un poderoso funcionario del sistema bancario nacional, pasó a ser un don nadie ignorado por todos, a quien ni siquiera el jefe del clan, Ramón Ferrari pudo rescatar porque también se encontraba en desgracia.
La historia no miente.
Ferrari Saavedra fue dirigente municipal del PRI en su municipio Boca del Río y perdió de todas, todas.
En 2004 buscó ser diputado local por el partido tricolor y recibió una tremenda y vergonzante paliza electoral a manos de Juan Lobeira, un verdadero desconocido, consuegro de Miguel Ángel Yunes Linares que, sin hacer campaña proselitista se alzó con la victoria para el PAN.
A causa de este nuevo descalabro político, Ferrari fue la burla y el hazme- reir del pueblo, de sus amigos y hasta de sus propios compañeros de pandilla.
Buscando sacudirse el señalamiento de fracasado, lucirse y congratularse con el Fidel Herrera, Alfredo ha sido capaz de todo, incluso de vender su alma al diablo, pero también le han dado palo.
Por ejemplo, el 17 de febrero de 2003 denunció ante el IFE al ayuntamiento de Boca del Río, presidido en ese entonces por el panista Adrían Ávila Estrada. La querella, instaurada bajo el número JGE35/ 2003, fue, según el priísta, porque “observaba con preocupación que las autoridades de Boca del Río, imprimían en cada una de sus acciones de gobierno, una clara intencionalidad político electoral, orientada a favorecer al Partido Acción Nacional”.
Es decir, a todo acto de la comuna, el alcalde lo vestía del color azul de su partido, algo similar a lo que sucede hoy con el rojo de la Fidelidad.
El 24 de marzo de ese mismo año, las autoridades del IFE, por improcedente, desecharon en forma total y determinante la queja presentada por Alfredo Ferrari, como representante propietario del PRI.
Hasta como aprendiz de coyote, Ferrari resultaba una porquería.
Pero su frustración todavía no terminaba.
En 2007 tuvo que tragar sapos sin hacer gestos al ser postulado como candidato a síndico único en la planilla que encabezada por su enemigo político Adrían Ávila, participó como aspirante a la alcaldía de Boca del Río, representando una coalición de partidos en la que se incluía el PRI.
Para no variar, Ferrari y Adrían, yendo de la mano, sucumbieron ante el panista Miguel Ángel Yunes Márquez.
No faltaron las lenguas de doble filo que aseguraron que la mala suerte de Boca del Río, es transmitida por Ferrari Pardiño.

EL GOBERNADOR LO RESCATA

Los antecedentes de Alfredo Ferrari Saavedra lo identifican como ave de mal agüero, incompetente, traidor y corrupto, pero aún así, tal vez por lástima, el gobernador Fidel Herrera, decidió rescatarlo.
Primero lo llevó a la Secretaría de Desarrollo Económico, donde al lado de Carlos García, se desempeñó como director de Planeación y Evaluación.
Nunca planeó ningún proyecto de desarrollo productivo para la Secretaría; salvo cómo chingarse una lana para agasajar a sus corifeos de la prensa jarocha, con quienes agarraba en serio la rumba hasta el amanecer.
Ya estaba otra vez en la nómina estatal, pero el cargo le quedaba chico a Ferrari; él quería algo mejor, movió sus influencias ante la cofradía Fidelista, hasta que “se le hizo justicia”.
Desde hace 16 meses está al frente del Fideicomiso del Impuesto del 2 por Ciento a la Nómina, el mismo que fue inventado por el ratón Miguelito para ocultar las pillerías de la banda de chilangos que se trajo en 2004 a Veracruz.
Alfredo Ferrari, cuenta a sus íntimos estar feliz en ese cargo, porque opera la oficina donde, bajo el amparo del poder, gobernantes y empresarios de la construcción pactan negocios millonarios con la obra pública estatal.
En el Fideicomiso bajo la tutela del discípulo de Ramón Ferrari, se entregan sin licitación alguna, los contratos más millonarios de obras del gobierno del estado a los amigos políticos metidos a constructores.
Y Alfredo, es el encargado de recaudar el consabido diezmo de comisión, la misma chamba que tenía el indio Tizoc, lo que le ha permitido tener acceso al padrón exclusivo de los contratistas privilegiados del régimen Fidelista, lo que también representa un riesgo para la complicidad del teje y maneje que se da en lo obscurito.
Para el gobernador, tener en un puesto clave para su administración a un sujeto con los antecedentes de Ferrari Pardiño, es como haber dejado la iglesia en manos de Lutero.
Es un peligro latente para el gobierno que late con fuerza, lo que mismo que para la niñez representa su primo hermano Manuel, procesado por violación en el reclusorio de Pacho Viejo.
El funcionario Fidelista no es confiable; ha hecho maridajes con mercenarios de la pluma que un día alaban al gobernador y otro lo satanizan, sirviendo a intereses del futuro.
A ellos, ha entregado documentos confidenciales que podrían representar una bomba política de llegar a manos enemigas.
Como hombre millonario que es hoy, Alfredo ha empezado a sacar el cobre, olvidando lealtad a Fidel Herrera, principios desconocidos para él y toda su banda de vividores.
Se lo dejo al tiempo.
¿O usted qué opina?

LOS CORLEONE DEL PRIÍSMO VERACRUZANO

Los Ferrari, de Boca del Río, una plaga de vividores políticos, y uno que otro, hasta bígamo y delincuente sexual que ataca a niñas indefensas, hijas de sus ex -mujeres o amantes en turno.
Han logrado enquistarse en el poder estatal de tal forma que, por los menos llevan 30 largos años mamando de la ubre del gobierno de Veracruz, sobreviviendo a cinco sexenios de mandatos estatales, desde Acosta Lagunes, hasta el actual con Fidel Herrera Beltrán.
Por lo tanto, larga es la historia de corruptelas, enriquecimiento y tráfico de influencias de éste grupo, mejor conocido como los “negritos” o los “bembones“, de Boca del Río.
Todo comenzó cuando el gobernador Agustín Acosta Lagunes (1980-1986), cautivado por el grueso del bigote, y también impresionado por la fortaleza física del sacamuelas Ramón Ferrari Pardiño, decidió hacerlo presidente municipal de Boca del Río.
“Así podré tenerte en palacio de gobierno más cerca; las veces que yo quiera”, cuentan que dijo el de Paso de Ovejas al cirujano dentista”, quien creyó estar soñando ante la propuesta, ¿ ? no indecorosa, sino política, del entonces mandatario estatal.
Ramón Ferrari Pardiño, considerado por sus propios amigos como uno de los últimos “caprichos” de Agustín, fue alcalde del municipio boqueño en el trienio 1985-1988.
Con Ramón en la presidencia municipal de Boca, dio inicio el cacicazgo político de los Ferrari, y a pesar de que el dominio local se extinguió en 1997 al perder la alcaldía ante el panista Ángel Deschamps, sus ramificaciones de poder han logrado extenderse a importantes áreas del aparato gubernamental del estado, donde despachan, hijos, primos, amigos, compadres y gente cercana a la familia.
El cirujano que tiró las pinzas dentales por las mieles del dinero y el influyentismo, logró conjuntar un grupo de vivales buenos para nada, que desde la alcaldía en 1985, le acompañan a todo cargo público que representa, y sin reunir el perfil, los nombra subsecretarios o directores de las principales carteras de la dependencia bajo su cargo.
Hugo Parroquín, Rafael Cruz, Armando López Rosado, Alfredo Ferrari y Armando Zavaríz Vidaña, son sólo una parte de su banda, que ha enriquecido saqueando el erario estatal.
Ferrari Pardiño como funcionario público estatal, es considerado por muchos como corrupto, ineficiente e incapaz.
Tan sólo en su función de titular de Agricultura en la administración de Miguel Alemán Velasco, lo recuerdan como un secretario gris y fantasioso, constructor de elefantes blancos como el abandonado Agrocentro, donde se tiraron más de 100 millones de pesos en su edificación.
Como diputado federal, nunca subió a tribuna, mucho menos presentó iniciativas de ley representando a su partido el revolucionario institucional.
En la era Fidelista, cobijado nuevamente por su benefactor Acosta Lagunas, Ramón trabaja como coordinador general del candidato priísta a diputado federal por el distrito de Córdoba, Javier Duarte.
Fue el encargado de la comisión del proceso interno que sacó la elección de un Duarte que no tuvo contrincantes en la ciudad de los Treinta Caballeros, y al parecer el ex tesorero estatal “quedó maravillado con el trabajo que hizo Ferrari”.
Porque no se entiende cómo es que lo nombró encargado de sus tareas proselitistas, cuando todos los que conocen al ex funcionario alemanista apuestan 5 a 1 que llevará al fracaso electoral al cachorro del gobernador en aquel distrito electoral.
Y basan la inminente derrota de Duarte, bien porque podría ser avasallado por la popularidad futbolística de Carlos Hermosillo, respaldada monetariamente con todo el peso presidencial, o porque, el propio Ferrari Pardiño, podría venderlo al PAN.
O al menos que el negro Ferrari boqueño vaya ser el responsable de hacer el trabajo sucio el 5 de julio, tal como lo efectuaba en su natal Boca del Río para robarle el triunfo a los candidatos opositores. Ya veremos.
Con Ramón al lado del candidato más cercano e influyente en el gobernador Herrera, dos de sus principales familiares ostentan cargos relevantes en el gobierno de Fidel.
Su hijo Antonio Ferrari Cazarín, es Subsecretario de Finanzas y Planeación, después de haber dejado toda una estela de proyectos fantasmas en la Secretaría de Desarrollo Económico al lado de Carlos García.
El otro es Alfredo Ferrari Saavedra, Secretario Técnico del Fideicomiso del 2 por Ciento a la Nómina, de quien se cuentan horrores de corrupción.
Pero, esa es otra historia digna de escribir en el comentario de mañana jueves. (Continuará)
¿O usted qué opina?

TRISTE TRIUNFALISMO DEL PRI VERACRUZANO


La dirigente nacional del PRI Beatriz Paredes, vino a Veracruz el domingo pasado y se dejó llevar por el falso canto de los Fidelistas.
Con aires de triunfalismo vaticinó “carro completo” para el partido tricolor en el estado, en las próximas elecciones federales.
Claro, doña Bety sólo expresó en público lo que a ella le dijeron antes de agarrar el micrófono, donde aseguraron que el PRI “arrasará” el 5 de julio en los 21 distritos de la entidad.
En verdad, qué aseveración tan temerosa la de los representantes del partido en Veracruz, al engañar a la líder del alto mando priísta.
Es falso que el PRI veracruzano tenga en la bolsa los triunfos de sus candidatos en todos los distritos electorales.
Por lo menos 12 de sus abanderados se encuentran en el filo de la navaja, y están en riesgo de perder la elección intermedia en forma por demás vergonzosa ante sus contrincantes de oposición.
Ignoro qué encuestas patitos, amañadas y compradas le enseñaron a la coronela Paredes para justificar el triunfo inminente de los 21 candidatos de la Fidelidad por México.
Tal vez fueron las que hace la Joaquina, o las que inventa la Pepona, o quizás las amañadas de doña Luisa, que llevan, todas, el sello de complicidad, con el único propósito de pretender confundir al electorado estatal, y desde luego ganarse unas cuántas monedas extras.
Porque, según sus propias palabras, la señora del inseparable huipil multicolores, fijó su dicho de triunfo en Veracruz en base a los falsos sondeos de opinión que le hacen llegar, o le cuentan sus lacayos del priísmo estatal.
Precisamente los tres distritos electorales que Paredes Rangel visitó el domingo, Veracruz, Boca del Río y Cosamaloapan, son los mismos que el PRI tiene en la cuerda floja y que podrían quedar en manos de los candidatos del Partido Acción Nacional.
Carolina Gudiño, en el Veracruz urbano; Salvador Manssur, en Boca del Río y Tomás Carrillo, en Cosamaloapan, y por lo menos otros nueve candidatos más, no han logrado levantar las expectativas electorales, y es casi seguro que no lo harán.
Por lo que están a la espera de un milagro de San Fidel, para remontar lo bajo que se les ve en las encuestas profesionales de opinión, pero aún así, Carolina, Salvador y Tomás, la tienen difícil.
Tan duro sienten al rival que, dicen los cercanos a su campaña, al menos la candidata estrella de Palacio, ha confiado que “podría enfermarse en los días por venir”, abandonando a su suerte a la suplente, la medallista en los paralímpicos de Beijing, Nelly Miranda.
Si pese a tener todo el respaldo financiero de amigos, de propios y extraños y de gente honorable de los Tuxtlas, la señora presidenta (con licencia) del Congreso local, anda desesperada por el empuje de la campaña del panista Francisco Ávila Camberos, eso es indicador que a sus demás compañeros candidatos debe estar yéndoles como en feria, con eso que no tienen ni para gasolina de los vehículos.
Claro, no todos, porque al menos el que anda sudando la gota gorda en Córdoba, sí que tiene, y de sobra, tanto que de sus recursos de campaña y con tal de salir en primera plana, ha venido pagando el costo total de las últimas ediciones de un panfleto que termina, bien en las calles, en los basureros, o en los baños de las terminales del transporte público, ante la falta de papel sanitario.
Al iniciar la tercera semana de proselitismo en sus diversas demarcaciones electorales, el panorama es desolador e incierto para al menos 12 candidatos de la Fidelidad por México.
No saben cómo contrarrestar su falta de arraigo, antipatía y el rechazo de la gente que ya no cree en sus promesas de campañas.
Y esa gran tarea para convencer a la ciudadanía, representa para los de la Fidelidad por México intentar encontrarle la cuadratura al círculo.
Pero se lo ocultaron a la líder nacional del PRI; le informaron que en Veracruz, todo es miel sobre hojuelas rumbo al proceso electoral del primer domingo de julio.
Por ello, yo pregunto…
¿Quién habrá sido el valiente priísta, cínico y embustero que engañó a la presidenta del CEN del Partido Revolucionario Institucional?
Porque otra es la realidad política que se vive a estas alturas de la competencia, cuando empieza a verse el trabajo de campo de los candidatos del PRI en la entidad.
Y que a decir verdad, dan lástima por la orfandad en que transitan, y ni las visitas de la coronela Paredes servirán para proyectarlos ante un electorado que ya los ve con desconfianza.
Por eso durante su estancia en el estado, la presidenta del PRI nacional aprovechó para lanzarle flores al gobernador Fidel Herrera, el mismo al que despotrica y tilda de traidor y entregado al presidente Calderón.
No es para menos la simulación de la política tlaxcalteca; a ella le interesa sumar para asegurar la mayoría de su partido en San Lázaro.
Y el triunfo de los candidatos del PRI en Veracruz, está única y exclusivamente, en las manos del mandatario veracruzano.
¿O usted qué opina?

LAS GRANDES TRAICIONES DEL FIDELISMO

La lucha electoral 2009 no es contra el PAN o cualquier otro partido opositor al PRI, la guerra es de Fidelistas contra Fidelistas.
Los traidores del gobernador Fidel Herrera andan desatados, empiezan a sacar las uñas y tienen sed de venganza. Y éstos no hay que buscarlos fuera de la nómina estatal, forman parte del equipo de trabajo, de “confianza”, del mandatario estatal.
Meses muy atrás en este mismo espacio, siempre insistí que mi amigo Fidel dormía teniendo al enemigo en casa, y los últimos acontecimientos en el quehacer político estatal vienen a confirmarlo.
Primero, el golpeteo entre los propios colaboradores cercanos al gobernador que han convertido las campañas proselitistas en campos de batalla, donde las víctimas finalmente resultan ser los propios candidatos y candidatas del Partido Revolucionario Institucional.
En segundo, la empinada pública que le dieron al gobernador en su reclamo al IFE por el video que patrocinado por el PAN aparecía en You Tube.
Y tercero, la caída de Guadalupe Porras David como candidata priísta a diputada federal por el distrito electoral de Minatitlán.
Los tres hechos, son resultado del cobro de facturas al interior de la administración estatal, y las mentes siniestras tienen dueños, nombres y apellidos.
En el caso de los candidatos del tricolor que buscan ganar la elección del 5 de julio, se observan los golpes bajos, las intrigas palaciegas, los engaños y las traiciones.
Para muestra enumero algunos casos.
En el distrito electoral de Xalapa urbano, el secretario de gobierno Reynaldo Escobar busca por todos los medios, obstaculizar el proselitismo del trastero Ricardo Ahued poniéndole en contra a los dirigentes de colonias, a los jefes de manzana y de cuartel
Reynaldo apuesta a la derrota del exalcalde xalapeño, a quien señala de malagradecido, y de lograr que Ahued no gane la elección, de paso también ridiculiza y demerita políticamente al de por sí endeble presidente municipal David Velasco Chedraui.
El objetivo perverso de don Gaudencio es que ante los ojos del jefe Herrera Beltrán, quiere quedar como el único salvador de la capital del estado, bien como candidato a diputado local o de repetidor para la alcaldía.
En la demarcación electoral de Veracruz urbano, todos parecen estar confabulados en contra de la candidata Carolina Gudiño. No conforme con tener como contrincante a Paco Ávila Camberos que trunca sus aspiraciones de triunfo, la legisladora local con licencia tiene que lidiar con las piedras que sobre el camino le ponen su excompañero de cámara Pepín Ruiz Carmona y el propio alcalde Jon Rementería.
El diputado Pepín no termina por digerir ni aceptar que aún con todo el apoyo de su amigo Fidel Herrera Borunda, no haya logrado alcanzar la candidatura, al imponerse las grillas de la Gudiño ante el gobernador. En venganza, el exchofer de las grúas de papá, despotrica linduras de doña Luz Carolina, relacionadas con la cercanía de ésta con el gobernador.
Por su parte el munícipe jarocho Rementería Sempé, con no apoyar la candidatura de Carolina se cobra todos los agravios y ofensas que ella le hizo al tratar de imponerle a un centenar de amigos y amigas para que los inscribiera en la nómina de la fuerza aérea del ayuntamiento de Veracruz.
En Boca del Río, a Salvador Manzur los propios del tricolor están vendiéndolo. El clan de los Pardiño, comandados por Ramón Ferrari y su primo el del impuesto del 2 por ciento a la nómina, Alfredo Ferrari Saavedra, sintiéndose los caciques dueños de esa plaza electoral prometieron llevar al triunfo al candidato Fidelista, lo extraño es que andan promocionando el voto, pero en su contra.
Claro, no debe olvidarse que los Pardiño van donde brilla el billete, y los opositores Julio Saldaña y el suplente, andan tirando dinero como si fueran canicas.
Los mismos casos de traición al PRI y al gobernador están presentándose en otros distritos como Córdoba, Orizaba, Paso del Macho, Poza Rica, Tuxpan, Acayucan, Cosoleacaque y Coatzacoalcos, donde pareciera que los operadores políticos de los candidatos a diputados juegan a perder.
En cuanto al mal tratado asunto de la queja ante el IFE por el video de You Tube que ofendía al mandatario Herrera, mencioné en líneas arriba que “empinaron” al gobernador.
Tanto que en vez de que los responsables del sitio lo archivaran sacándolo del internet, el efecto resultó peor para la imagen del gobernador. Los panistas hicieron miles de copias y hoy se dedican a enviarlas a la gran mayoría del electorado veracruzano, bien por la vía del e-mail, el celular, o impreso en cartas domiciliadas. Además, con el escándalo desatado, aquellos que desconocían la existencia de la cinta, muestran ya curiosidad por enterarse.
Es indudable que el reclamo ante la autoridad electoral tiene dos orígenes, o representó un error de cálculo político de quien se lo sugirió o recomendó al buen Fidel, o la idea de hacerlo llevó toda la perversidad de la venganza.
Porque es extraño que mientras el gobernador insiste en aclaraciones, en la secretaría donde se redactó el documento oficial de la protesta, festejen los resultados, a tal grado que fue motivo de burlas y chistes, y principalmente para adorar a dios Baco al lado de los subordinados, saben cómo, disfrutando dicha cinta en pantalla gigante.
Finalmente en lo referente a lo sucedido a Guadalupe Porras en Minatitlán, era de esperarse. La mano que meció la cuna para que cayera la candidata, fue la de quien se siente hijo predilecto de aquel municipio, quien presume su cercanía con Fidel y sueña con ser el sucesor.
El golpeteo entre los Fidelistas continuará durante el resto de la actividad proselitista, y arreciará cuando se acerque el día de los comicios. Todos buscarán llevar agua a su molino a través de los candidatos que estén impulsando, para quedar bien con el gobernador.
No importándoles que en su lucha se lleven entre las patas al PRI y echen por la borda el trabajo de cuatro años del ejecutivo estatal.
El fin de semana que concluyó debió de haber sido muy largo para el gobernador, y seguro se dio su tiempo para reflexionar sobre lo acontecido en días pasados, incluyendo la chamba de reclamo del YouTube, del que ahora todos comentan.
¿O usted qué opina?

PROTECCIÓN CIVIL EN CAMPAÑA ELECTORAL


El gobernador Fidel Herrera ha invertido mucho dinero en materia de protección civil, buscando siempre ir un paso adelante en materia preventiva para proteger al pueblo veracruzano.
Sin embargo el término prevención no sólo implica estar a la vanguardia exclusivamente en asuntos de desastres naturales, en los que, debemos reconocerlo, Veracruz ha mantenido saldo blanco en los últimos años.
La protección civil también tiene que ver con todo evento que podría poner en riesgo, principalmente, las vidas de los veracruzanos.
Al menos ese es el deseo del mandatario estatal, y es la orden que ha transmitido a sus colaboradores del área, empezando por el Secretario Ranulfo Márquez Hernández.
Pero pareciera que las instrucciones del gobernador Herrera están siendo ignoradas, porque quienes tienen el compromiso de prevenir accidentes que pongan en riesgo la integridad física ciudadana, andan más interesados en la actividad política estatal.
Al titular de Protección Civil en el estado, Márquez Hernández, se le observa más metido en las campañas proselitistas de los candidatos del PRI a diputados federales, que preocupado por estar monitoreando las tareas preventivas de los 212 municipios de Veracruz.
Y si el jefe estatal de PC anda en campaña, porqué no pueden hacerlo los directores municipales de protección civil.
Por ello es que a todos esos funcionarios de los ayuntamientos les dieron la encomienda de servir de avanzada de cada uno de los 21 candidatos Fidelistas a diputados federales, además de hacer la chamba de promocionar el voto a favor del PRI.
En el puerto de Veracruz, Isidro Cano, director de protección civil del ayuntamiento jarocho y amigo personal del gobernador, a quien debe el cargo, no se queda atrás y es más fácil ubicarlo en los actos políticos de la candidata priísta Carolina Gudiño, que en sus oficinas en el edificio que alberga al Cuerpo de Bomberos.
El accidente de explosión de un tanque de gas ayer por la mañana en la unidad habitacional El Coyol, al poniente de la ciudad de Veracruz, representa solo una llamada de atención para los responsables de la protección civil en el estado.
Los vecinos del lugar de la tragedia, que pudo ser de peores consecuencias, aseguran que con anticipación estuvieron reportando el penetrante olor a gas a las oficinas de PC en aquel puerto jarocho y nunca se presentaron a atender el llamado de auxilio.
Isidro Cano, niega las llamadas de alerta, pero no es la primera vez que sucede, existen testimonios que en otras ocasiones ha sucedido lo mismo, o no contestan el teléfono o quien recibe el mensaje no le da la importancia requerida.
Casos similares se han presentado aquí en esta capital jalapeña con las empresas repartidoras de gas, que aún representando peligro latente para los habitantes de la ciudad por los accidentes ocurridos, hacen lo que les viene en gana.
Lo que llama mi atención es el reporte que sobre la explosión en el Coyol transmitió el tío incómodo al gobernador Herrera; inexacto y lleno de mentiras, pero qué más puede pedirse si todo lo hace a control remoto desde el lugar que se encuentre sirviendo a los abanderados del partido tricolor.
Deseamos que ninguna tragedia de lamentables consecuencias, por omisión y desatención alcance a don Ranulfo, en estos momentos que anda desbocado haciendo campaña, imaginando que la próxima, la del 2010, es la suya, porque dizque es el cabello de Troya de su amigo Fidel Herrera.
En esos sueños guajiros, el funcionario Fidelista olvida lo que representaría para él enfrentarse a su sobrino político.
El tiempo lo dirá.
¿O usted qué opina?

¡¡FELICIDADES MAESTROS!!

Oídos sordos del magisterio veracruzano.
Los maestros siempre sí decidieron suspender clases hoy 15 de mayo, para irse de pachanga a celebrar su día.
Ignoraron el llamado de las autoridades estatales para que festejaran el día del maestro trabajando en las aulas, a fin de recuperar el tiempo perdido a causa de la contingencia sanitaria por motivos de la influenza porcina.
Preocupado por la educación de los niños de Veracruz, el propio gobernador Fidel Herrera hizo la petición a los dirigentes de las secciones 32 y 56 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, pero la respuesta fue negativa.
Prefirieron irse de francachelas a cualquier centro turístico del país, a pasar su festejo enseñando a sus alumnos en los salones de clases.
Es aquí donde todos se preguntan...
¿Dónde quedó el espíritu de servicio de los profesores mexicanos, ese que tuvieron ilustres pedagogos veracruzanos como Enrique C. Rébsamen o Carlos A. Carrillo?
Hoy, verdaderos educadores que se parten el alma en las aulas, no importándoles hora, día o lugar, o que llueva y truene, a veces sienten vergüenza decirse maestros.
Y no es para menos.
Principalmente cuando son sumados a la bola de flojos y holgazanes que cobran sin trabajar; bien por “estar comisionados” por su sección sindical, o porque todo el ciclo escolar se la pasan faltando a clases.
Nadie puede negar que en la actualidad la imagen de los maestros de las escuelas públicas del país anda por los suelos; padres de familia y la sociedad en general, no los baja de golfos e irresponsables.
Y vaya que hacen honor a esos calificativos.
Sin embargo, lejos de buscar “limpiar el honor”, los profesores, al menos los de la entidad, siguen echándole más fuego a la hoguera.
Tenían hoy la oportunidad de demostrar el amor a la vocación que abrazaron en sus tiempos de estudiantes; no significaba esfuerzo extraordinario decidir celebrar el día del maestro, trabajando con sus alumnos.
Con el contagio del virus del marrano se perdieron en el país y la entidad veracruzana casi dos semanas de clases, y qué mejor momento para tratar de recuperar el tiempo y de reivindicarse con el pueblo.
Pero a nuestros queridos maestros les vale madres la educación de los niños, con todo y que en Veracruz son los únicos que tienen más derechos.
Queda demostrado que solicitarle al maestro que “trabaje”, es como pretender sacarle peras al olmo.
El calendario escolar de la SEP marca 200 días de clases para cada ciclo escolar, pero en el estado si se alcanzan 120, ya es ganancia para la comunidad estudiantil.
Gracias a que los profesores, cuando no tienen junta sindical, se ausentan de las aulas porque se van a cursos para “eficientizar y actualizar la enseñanza”, y eso sin considerar que los días de quincena, como ayer jueves, las clases se interrumpen a las 11 de la mañana.
Lo que llama la atención es que muchos “maistros” aseguraron ayer que la “orden” de no laborar este día en Veracruz, vino de México, directamente de la cacique Elba Esther Gordillo, la dueña del SNTE.
Lo mismo sucede con las manifestaciones de protesta que vienen realizando miembros de la sección 56 y su representante Ernesto Callejas Briones, demandándole a la SEV de Víctor Arredondo, toda una serie de canonjías sindicales de tipo económico.
La línea para golpear a la Secretaría de Educación de Veracruz y al gobierno del estado viene de la lideresa chiapaneca.
De ello, el gobernador Herrera no tiene la menor duda, principalmente cuando para nadie es secreto los intereses a corto palazo que la señora Gordillo tiene en la entidad.
Por lo pronto, hoy viernes es otro día perdido para la educación en Veracruz, con todo y el presunto “éxito” que dicen, tuvieron las tele-clases.
No queda otra alternativa más que felicitar a los maestros elbistas, pero no porque hoy viernes sea su día.
Felicidades, porque con tu ausentismo en las aulas sigues formando generaciones de esclavos del poder, justo lo que la elite de este país desea para que no representen amenaza a sus intereses.
Total, tú maestro, al igual que los ricos y dueños de México, mandan a sus hijos a escuelas privadas o a las universidades más caras y prestigiadas del mundo.
¿O usted qué opina?

EL INFIERNO DE DANTE

Se le vino el mundo encima al senador Dante Delgado.
Su franquicia Convergencia está en riesgo de desaparecer como partido político, y Armando Méndez de la Luz, es considerado usurpador de la dirigencia estatal en Veracruz.
Lo anterior es el primer resolutivo de la Sala Electoral del Poder Judicial de la Federación, en respuesta a los juicios JDC/001/06/030/2009 y su acumulado JDC/002/06/030/2009, interpuestos por militantes de Convergencia, inconformes con la imposición de Armando Méndez de la Luz como dirigente en el estado, efectuada el pasado 20 de enero.
La autoridad electoral avala todos los señalamientos violatorios de la ley que fueron presentados por la disidencia Dantista, y que confirman que Convergencia no cumple con los requerimientos legales para ser considerado instituto político.
Y de paso resuelve también que Méndez de la Luz es un representante partidista ilegítimo, por no haber sido electo a través de asamblea, tal como lo ordenan los estatutos internos de la agrupación política.
Indudable que el dictamen representa un golpe de muerte para Dante Delgado, tanto para su bolsillo como para sus aspiraciones políticas del futuro.
No es para menos.
Dante convirtió a Convergencia en una empresa política familiar, para usufrutuo propio y de familiares, parientes, amigos y cómplices, entre éstos, algunos editores veracruzanos, a los que regaló lujosas residencias en selecto fraccionamiento boqueño, y financió rotativas, cuando gobernó Veracruz cuatro años (1988-1992).
El exgobernador sustituto lleva años jugándole al vivo; le ha sacado tanto jugo a su partido que olvidó que la licencia para operarlo era falsa por incumplir con los requisitos que esta actividad demanda.
Después de tantos miles de millones de pesos cobrados por concepto de prerrogativas económicas, que según sus ahora detractores, fueron a engrosar sus cuentas bancarias personales, ahora resulta que la existencia de Convergencia como institución partidista, carece de legalidad.
El partido naranja no cuenta con los documentos básicos que amparen la existencia de padrón de afiliados, consejos ciudadanos, comités municipales, integración de los círculos de base y territoriales, de las agrupaciones de mujeres, de jóvenes, de trabajadores y productores.
Es decir, Convergencia tiene registro ante el Instituto Federal Electoral y sus similares en los estados, pero no cuenta con la estructura que ampare su existencia.
En un principio, cuando los inconformes, encabezados por el exsecretario general del CDE Arturo Cázares Lara, denunciaron que legalmente Convergencia estaba prendida de alfileres, Dante no pudo evitar carcajearse.
Tildó de locos y malagradecidos a todos los que protestaron por el dedazo de Armando Méndez de la Luz, quien llegó al liderazgo estatal en sustitución de Alfredo Tres Jiménez, primo político de Dante, que dejaba el CDE al haber sido premiado con una diputación plurinominal en el Congreso de Veracruz.
Hoy, el dueño de Convergencia, debe estar furioso y haciendo todo tipo de rabietas por la primera resolución de la sala electoral del Poder Judicial de la Federación, que coloca a su instituto político en el filo de la navaja.
Acaba de aparecérsele el mismo diablo, reencarnado en todos aquellos jóvenes “amigos” suyos, a los que, primero invitó a militar en Convergencia, luego los ilusionó con hacerlos líderes estatales de su partido, y finalmente los traicionó al hacerlos a un lado para imponer a sus esbirros; el último de ellos, el panadero, recordado como uno de los peores alcaldes que ha tenido la capital del estado.
No la tiene nada fácil Dante Alfonso.
Por un lado Méndez de la Luz fue encontrado dirigente espurio; tendrá que abandonar el cargo, regalado por su amigo Dante con el único objetivo de que el pastel siguieran disfrutándolo sólo los afines al cordobés.
Y por el otro, el senador veracruzano tendrá que acreditar la legalidad del registro de su partido, para lo cual le dan de 90 a 120 días.
De pilón, a Convergencia podrían caérsele las escasas candidaturas que tiene para diputados federales, en las que, para no salir del negocio familiar, van como candidatos su hermano Pablo Delgado Rannauro, por Orizaba, y su sobrino Daniel Delgado Bueno, por Córdoba. Mientras que en los primeros lugares de las plurinominales anotó a cercanos de su club selecto de amigos, esos que cada seis años cambian de piel y venden su alma al mismo diablo.
El infierno de Dante apenas empieza.
Es el resultado del abuso del poder, cometidos como dueño de un partido político; ha enloquecido, aseguran sus excercanos, a tal grado que hasta su pepona, también tuvo que salir por piernas.
El político cordobés, nacido en Alvarado, nunca respetó en Convergencia la declaración de principios, estatutos, ni planes de acción, mucho menos a sus militantes.
Hacer y deshacer por sus pistolas y no compartir migajas de su poder, incendió la rebelión liderada por Arturo Cázares, que tenían los pelos en las manos.
Ya es tarde para apagarla.
¿O usted qué opina?

AMENZA EL FANTASMA DEL ABSTENCIONISMO


Como van pintando las campañas de los candidatos a diputados federales, es indicador que el abstencionismo electoral será nuevamente el gran vencedor en los comicios que vienen.
Se habla de 65 y hasta 70 por ciento de abstinencia en las urnas en la jornada cívica del próximo domingo 5 de julio, en los 300 distritos de toda la geografía política de la república mexicana.
Y el desprecio popular a no cumplir con su obligación de acudir a votar en la elección intermedia del 2009, será para todos los candidatos, sin hacer distinción de partido político al que representen.
La indiferencia del electorado será tanto para los rojos, como los azules, amarillos, naranjas, verdes y todas las demás miserias partidistas que, para pegarse a la ubre de las prerrogativas del IFE, se constituyeron en institutos políticos.
El pueblo está cansado de mentiras y farsas de sus gobernantes y representantes populares en las cámaras de diputados y senadores.
Hoy vemos a todos los candidatos como animales rastreros mendingando el voto ciudadano, prometiendo incluso hasta las perlas de la virgen, pero después del proceso electoral nunca más se les vuelve a ver en las colonias a las que prometieron llevar el progreso.
Pero en cambio, a ellos se les vio llegar al poder con una mano atrás y otra adelante, y dejan los cargos públicos o de representación, inflados de billetes e hinchados de tanto adorar a dios Baco, aunado a los hijos de sus relaciones extramaritales.
Por todo lo anterior, las elecciones federales de este año tienden a ser arrastradas por un abstencionismo galopante hacia el fracaso anunciado.
La decepción de la gente por los políticos mexicanos, esta vez tiene otros ingredientes.
Primero, el impacto de la crisis económica que golpea sin misericordia a las familias mexicanas, que todos los días reciben el tiro de gracia de parte de esos hambreadores llamados comerciantes, que suben el precio de los artículos básicos con la complacencia de las autoridades.
Segundo, el temor que ha despertado la psicosis por la enfermedad del marrano que sigue contagiando y matando inocentes en todo el mundo, incluido México.
Y tercero, el coraje de los mexicanos contra el gobierno del presidente Felipe Calderón por ocultar el virus de la influenza porcina al privilegiar la visita a México de su homólogo norteamericano Barak Obama, el pasado 17 de abril.
Según la denuncia del cubano Fidel Castro, no alertar sobre la enfermedad propició que el microbio del cochino se expandiera y saliera de México, convirtiéndose en la pandemia con los saldos de muerte ya conocidos.
El trato discriminatorio y de apestados que muchos mexicanos reciben en el extranjero, mantiene sumamente encabronado al pueblo mexicano, principalmente en aquellos que tienen familiares trabajando o residiendo fuera del país.
Y de esa mala imagen de México, todos empiezan a responsabilizar al gobierno federal, encabezado por el blanquiazul Felipe Calderón.
Quiérase o no, las actuales circunstancias políticas generadas por los estragos de la influenza del cerdo tipo A H1N1, serán recordada por los electores el 5 de julio, día de las elecciones federales en México, donde habrán de renovarse los 500 escaños en la Cámara de Diputados de San Lázaro, 300 por la vía directa del voto y 200 plurinominales.
No acudir a votar, o sufragar por partido distinto al PAN, podría ser la opción que tenga en mente el ciudadano mexicano para el día de la jornada electoral del primer domingo de julio.
Y lo harían como pago de castigo a los yerros del gobierno calderonista, no tan sólo en la contingencia sanitaria que enfrenta el país por el mal manejo del virus porcino, sino por todos los tropiezos en lo que va de su mandato.
Uno de tantos, es la lucha por la seguridad nacional, perdida ante los carteles de las drogas y la delincuencia organizada, y en la que los elementos del México Seguro han cometido todo tipo de latrocinios contra la ciudadanía en general, bajo el argumento de “andar cazando delincuentes y mafiosos”.
Tarde que temprano, el pueblo buscará cobrarse esas facturas de abuso de poder, y el día no se ve lejos.
Al menos en Veracruz y las otras 17 entidades gobernadas por el PRI, el PAN de Calderón y Germán Martínez, camina al filo de la navaja rumbo al proceso federal intermedio.
Las visitas de la enviada presidencial Josefina Vázquez Mota a los estados priístas, buscando unidad entre sus compañeros panistas, no ha dado los frutos esperados en Los Pinos.
Al contrario vino a revivir esperanzas del 2010 en aquellos que se consideraban muertos para el relevo del 2010 en el estado de Veracruz, quienes no desaprovecharon la oportunidad para chismearle a doña Josefina linduras del ausente que despacha en el ISSSTE.
De Veracruz la señora Vázquez Mota se llevó la impresión que el PAN no la tiene nada fácil el 5 de julio, no porque los candidatos del PRI sean chuchas cuereras y vayan arrasar en las urnas, sino que el verdadero peligro lo representa el arrastre popular del gobernador Fidel Herrera, que induciría al triunfo a los abanderados de la Fidelidad por México.
Por el momento, las campañas lucen desangeladas, sin rumbo ni dirección.
Los candidatos del tricolor andan desamparados y huérfanos caminando por las calles de sus distritos electorales, acompañados, muchos de estos, sólo de sus soplanucas.
Mientras que la gran mayoría de los opositores a los priístas, como dicen en Alvarado, simple y llanamente “ni quien los parche”.
Ese es el panorama preelectoral en Veracruz.
Es la antesala del abstencionismo 2009.

FIDEL ENFRENTA AL CALDERONISMO


El gobernador de Veracruz hace frente a los ataques de sus adversarios políticos, principalmente a los del Partido Acción Nacional.
Decidió denunciarlos ante el Instituto Federal Electoral, por todos los delitos a los que se han hecho acreedores los del blanquiazul, iniciando por la dirigencia nacional y terminando con los delegados estatales del gobierno calderonista.
Y no es para menos.
Para el mandatario estatal Fidel Herrera Beltrán, una cosa es Juan Domínguez y otra no me chingues.
Al parecer dio muestras de estar cansado de soportar y permitir toda clase de insultos y agravios, primero de parte del Pipo Alejandro Vázquez Cuevas y sus huestes, y ahora del dirigente nacional del PAN Germán Martínez Cázarez.
Los ataques al gobernador Herrera por la vía del Internet, hablan de la bajeza de las mentes enfermas de sus creadores que, ante la carencia de huevos para hacerlo en forma personal y pública, recurren al soborno de terceras personas o al anonimato.
Y eso es de cobardes.
Es cierto que el ejecutivo estatal enfrenta diferencias con el presidente Calderón, pero el tío Fide siempre ha llamado las cosas por su nombre.
Es este espacio hemos sido severos en nuestras críticas al gobernador Herrera; una y mil veces señalamos sus errores y las traiciones de las que era víctima por parte de sus principales funcionarios, quienes lo traicionaban enriqueciéndose con el erario del pueblo veracruzano.
Sin embargo, cuando Fidel ha necesitado referirse al gobierno federal por diversas circunstancias, como el retraso de las participaciones o el tortuguismo en la entrega de otras partidas financieras, siempre lo ha hecho de frente, nunca tirando la piedra y escondiendo la mano, al menos en sus reclamos de tipo económico.
En asuntos claves para la economía estatal o la realización de obras con participación federal, ha sido puntual en el reclamo del burocratismo calderonista, muchas veces provocado en forma intensionada.
No hay duda que Fidel se encuentra en el ojo del huracán; en cansadas ocasiones lo he referido aquí en este espacio.
Para los enemigos del político de Nopaltepec, motivos sobran para haberlo etiquetado con el presidente Felipe Calderón como gobernador conflictivo, corrupto y narcotraficante, y los señalamientos datan desde la campaña del 2004. Pero hasta ayer no han podido comprobárselo.
Tal vez Herrera Beltrán no sea una blanca palomita; aquí mismo lo he dicho una y otras veces.
Pero atacarlo usando a esbirros, como están haciéndolo los panistas, eso no se vale.
Son tiempos de campañas políticas de los 21 candidatos a diputados federales que buscarán llegar a la Legislatura de San Lázaro, y todos los partidos participantes prometieron proselitismo de altura y respeto.
Sí los panistas, o el propio representante del PAN Germán Martínez Cázarez u otro interesado en denostar al gobernador Herrera, tiene pruebas de lo que a escondidas ordena publicar, que saque lo hombrecito o lo que lleva oculto bajo el pantalón e interponga la denuncia correspondiente.
Es lo más correcto, es lo que demanda la hombría.
Son nuevos tiempos de hacer política, lo demanda la sociedad en general; no deben tener cabida los golpes bajos sin pruebas ni sustentos.
Es innegable que Fidel Herrera, gracias al trabajo como gobernador, a su cercanía con la gente y a que está en todos lados donde el dolor del veracruzano se hace presente, ha ganado un lugar especial en Veracruz.
Las elecciones de septiembre del 2007, fueron un ejemplo de que el pueblo veracruzano se volcó a las urnas por los candidatos del gobernador.
Y las próximo 5 de julio, van en el mismo camino.
¿O usted qué opina?

AUDIRAC: DELINCUENTE DE CUELLO BLANCO

¡¡Hay fiesta en Veracruz!!
Aún en medio de la emergencia sanitaria que se vive en el estado por la Influenza del marrano, los funcionarios públicos están de plácemes.
Principalmente aquellos que llegaron al cargo, estatal o municipal, y han enriquecido en forma insultante e insaciable a costillas del erario estatal.
Su regocijo, no es para menos.
Han recibido la noticia que Mauricio Audirac Murillo, el del Órgano Superior de Fiscalización del estado, podría reelegirse en el cargo por otros largos siete años.
Gracias a que nuestros diputados locales modificaron los artículos 26, 33 y 67 de la Constitución de Veracruz.
Dichos cambios en el ordenamiento legal, abren la puerta para que Audirac permanezca, más o menos, hasta el 2016, es decir el resto de la actual administración estatal y toda la que viene.
Sin lugar a dudas, una mirada con objetivos claros a largo plazo; no sólo están pensando salvarse los que están, sino también a los que llegan.
Es evidente que las modificaciones en la legislación local para permitir la reelección del Auditor Superior del ORFIS, llevan implícitos toda una gama de intereses políticos de muy alto nivel.
El contador público amanerado y de facciones finas que odia a las mujeres, es la persona clave para sepultar y echarle tierra a todos los casos que huelan a corrupción en las diferentes dependencias estatales y en los principales municipios administrados por militantes del Partido Revolucionario Institucional.
Al menos esa es la fama pública de Audirac Murillo, todo un costal de mañas para desaparecer fraudes, peculados y desvíos de recursos, y también más que experto en componer entuertos financieros, siempre en beneficio de esa clase bonita, bien vestida y perfumada, que terminan como ladrones del erario de los veracruzanos.
Y por lo que se observa, en sus años al frente del ORFIS el joven Mauricio ha efectuado un “trabajo excelente” en eso de la revisión de cuentas de las oficinas del gobierno estatal y de los 10 ayuntamientos más importantes que se llevan el 80 por ciento de las participaciones federales.
Tan eficiente ha sido su chamba de sabueso buscando administradores sinvergüenzas que, no ha logrado caerle con las manos en la mesa a ningún pillo de cuello blanco, de esos muchos que abundan en las dependencias de gobierno, estatal y municipal o hasta en la propia Universidad Veracruzana, la que regentea el Lobillo de Raúl Arias.
No poder detectar el saqueo que se da en las administraciones públicas, que sirva como prueba para que el Poder Judicial eche el guante a los deshonestos que se despachan del poder, sólo habla de lo siguiente.
Que Audirac, el sobrino de la Flecha Murillo el exsecretario de Finanzas del régimen Fidelista, se ha convertido en el sepulturero oficial en materia financiera de los últimos gobiernos estatales y municipales.
Y por lo tanto es conveniente que permanezca siete años más al frente de ese enorme elefante blanco llamado ORFIS.
No existe otra razón más de consideración para mantenerlo en el Órgano de Fiscalización, que no sea la de cubrir con el manto de la impunidad a todos los rateros que sirven como servidores del pueblo de Veracruz.
La estela protectora del titular del ORFIS es gigantesca; con el saqueo abusivo que hicieron los alemanistas, hizo una operación extraordinaria, del tal envergadura que todos, incluyendo al ratón mayor, fueron exonerados, ya están tranquilos y se dan la gran vida viajando al extranjero o abriendo empresas aéreas, hoy en quiebra por la crisis internacional que enfrenta el mundo.
Pero ni hablar, no nos extrañemos que en los próximos siete años no caiga a la cárcel ningún pez gordo por actos de corrupción y enriquecimiento inexplicable.
Todo lo que se roben, quedará entre familia.
Esa será la función del nervioso e inquieto Mauricio Audirac; que los panistas del Pipo Vázquez no pongan el grito en el cielo; ellos lo propusieron hace tres años para que llegara al ORFIS.
¿O usted qué opina?

DUARTE: UN SEÑUELO


¿En verdad, qué pena por Javier Duarte en Córdoba?
Su gente más cercana está empinándolo a la derrota electoral, y él lejos de darse por enterado, adopta poses del Divo del distrito electoral de los Treinta Caballeros, la ciudad cafetalera que hasta antes del 2004, jamás había conocido.
Cree tener agarrado a dios de los pelos y que su triunfo electoral es inevitable como candidato de la PRI en la jornada electoral intermedia.
Cuánto lo han engañado.
Una elección hoy día, no se gana con fotos a todo color en primera plana saludando u ofreciendo besos y abrazos en colonias populares en presuntos tiempos de contagio de influenza, hoy humana, antes de cerdo.
Lo observo todos los días regalando cubre-bocas y jabones antibacteriales aprovechando la emergencia sanitaria, por el mal pandémico porcino, nacido en la comunidad La Gloria, según la versión inicial del gobernador Fidel Herrera al presentar al niño Edgar Enrique Hernández, originario de dicha comunidad, enclavada en el Valle del municipio de Perote, en el estado de Veracruz.
Es indudable que labor preventiva sanitaria que realiza el candidato Duarte por el distrito electoral de Córdoba, es loable y bien vista por algunos sectores de los habitantes de aquella conurbación, por el cual quiere ganar las elecciones federales del próximo 5 de julio.
Pero lo que más llama la atención del pueblo cordobés y de algunos observadores periodísticos de esta ciudad capital de Xalapa, es que además de entregar utensilios protectores a la enfermedad, no hay propuestas políticas de fondo ni de beneficio popular en voz del abanderado Duarte de Ochoa.
El exsecretario de Finanzas del gobierno Fidelista, carece de plataforma política, es posible que desconozca los elementos básicos que rigen la vida del Partido Revolucionario Institucional, y que desde luego, su maestro y hacedor Fidel Herrera, jamás haya hecho mención, no tan solo al doctor Duarte, sino a todos sus alumnos, a los que únicamente les enseñó el arte de cargar portafolios de papel y maletas de ropa.
Creo entender que el joven especialista en finanzas públicas y candidato del partido tricolor fidelista a diputado federal, se formó con esa farsa de que con aparecer en televisión y en un medio impreso comprado, con eso ganaba una elección.
Por ello entiendo esa insistencia de Javier en ver sus fotos a color cada diez días en un panfleto.
Piensa que con eso ya le ganó al candidato del PAN Carlos Hermosillo.
Qué lástima, el doctor Duarte no termina por aprender.
Y me extraña, además de ser un hombre preparado en las altas aulas académicas del extranjero, tiene la alta escuela de su eterno maestro Fidel Herrera.
Razón por demás por la que Duarte no debería tirarse al piso por el falso llamado de las sirenas, principalmente cuando sus principales bufones y aulladores son los mismos que en el pasado sirvieron a otros y que, por su ineficiencia y traición, fueron corridos vergonzantemente al descubrírseles que viven de la mentira y el engaño.
Por ejemplo, Luis Rodríguez Zavala, alias el Zopilote, vividor que apenas y puede escribir su nombre y que no es capaz de redactarle una carta de felicitación con motivo del 10 de mayo, es de los principales de prensa del joven Duarte.
El Zopilote ha servido a todos, y a todos ha chingado.
Como muestra algunas de sus últimos latrocinios financieros.
Cuando Ignacio González Rebolledo fue líder de la Cámara de diputados en el Congreso local, tenía, al menos diez salarios. Cobraba como el todólogo de la legislatura estatal; qué bárbaro, qué cerebro mal aprovechado que hoy, Duarte rescata y pone a su servicio.
Pero el Zopilote también ha servido como oreja informativa a Miguel Ángel Yunes Linares en sus tiempos de secretario del gobierno chirinista y de dirigente estatal del PRI.estatal.
Antecedentes por los cuales, los no incrédulos, aseguran que podría, por un lado, estar mamando de la ubre del ISSSTE como chismoso del quehacer Fidelista, y por el otro cobrando las grandes comisiones por la publicidad de Duarte en un ejemplar decenario que terminan en los cestos de basura.
De verdad qué lástima por el doctor Duarte; tan inteligente y está siendo engatusado por mercenarios del periodismo. Los 5 mil ejemplares, (no cien mil como pretenden engañar), en los que cada diez días aparece en primera plana, terminan en las calles una vez que los electores los tiran por su carencia de contenido informativo y editorial.
Pero qué se puede pedir si al menos su director, Oscar Pedro Reyez, a penas y puede escribir su nombre.
Sin embargo, en el Zopilote y compañía, Duarte tiene prendidas sus veladoras de triunfo el 5 de julio.
¿O usted qué opina?

NOTICIERO BUENOS DIAS VERACRUZ 22 enero 2018

VLOGS DE LA VARONITA