NOTICIERO EN VIVO

NOTICIERO BUENOS DÍAS VERACRUZ en vivo, Lunes, miércoles y viernes 11:15 AM por nuestro canal de YOUTUBE : LA GAZETA TV  **  ¡¡SUSCRÍBETE clic aquí!!


lunes, 24 de agosto de 2009

EL CANDIDATO SE LLAMA: JAVIER DUARTE

No se hagan bolas.
El gobernador Fidel Herrera ya tiene decidido el nombre de su candidato a sucederlo en el cargo para el 2010.
Por lo tanto, es necesario que termine esa lucha estéril entre los propios precandidatos, si es que el PRI de la Fidelidad desea llegar unido y fortalecido a la contienda electoral de julio del año entrante.
Y menciono lo anterior porque con la permanencia de la generala Beatriz Paredes en el CEN del PRI, los simpatizantes del diputado federal electo José Yunes Zorrilla han echado las campanas al vuelo.
O algunos otros seguidores del diputado local Héctor Yunes Landa, consideran que la continuidad de Paredes en la dirigente nacional del tricolor, viene a favorecer la democracia en Veracruz.
Ni uno ni lo otro.
El hecho que la máxima líder priísta prolongue su estancia en el partido hasta concluir su periodo en marzo del 2012, no es indicador que influirá en las decisiones de los gobernador para nombrar a sus delfines.
Paredes Rangel no meterá las manos ni en Veracruz ni en las otras nueve entidades que renuevan a los titulares de los Poderes Ejecutivos Estatales en el 2010.
Es decir, Fidel Herrera y sus homólogos podrá despacharse con la cuchara grande, decidiendo quienes serán los abanderados de su partido, declinación que desde luego, recaerá en sus respectivos hombres de confianza, aquellos que les garanticen prolongación a los proyectos iniciados.
Pero el deseo principal que mueve a los actuales gobernadores priístas a dejar sucesores afines, es el miedo y la zozobra a los abusos de poder cometidos; por ello buscan a quienes mantengan encadenados con los mantos de la impunidad y la complicidad, para aspirar a un futuro inmediato de paz y tranquilidad.
En el caso exclusivo de Veracruz, no hay nada que auscultar ni tampoco caprichos por cumplir de consulta a las bases, para sacar al candidato del PRI al gobierno del estado.
El gobernador Herrera ha determinado que el aspirante de su partido para la contienda gubernamental sea el actual diputado federal electo, Javier Duarte de Ochoa.
Y esa resolución, al parecer irrevocable, del mandatario estatal debe respetarse por los otros suspirantes, incluidos Pepe Yunes y su pariente Héctor Yunes Landa.
Continuar alimentando esperanzas en aquellos que esperan ver a un Fidel demócrata y respetuoso de las mayorías en la selección del candidato priísta, es soñar despiertos.
Sin embargo, ahora falta ver cuánto logra despegar el joven ex secretario de finanzas Javier Duarte, investido como diputado federal.
La contienda electoral del 5 de julio en la que Duarte obtuvo la votación más elevada en el estado, pertenece al pasado.
Ni lisonjas ni triunfalismos.
Lo que importa de aquí en adelante son los logros que el joven economista de la Fidelidad pueda alcanzar como legislador.
Y la tarea no está nada fácil.
Sobre todo si Javier sigue dejando que su imagen pública la manejen mequetrefes del periodismo, quienes atrincherados en publicaciones que “no se venden” han encontrado la mejor forma de sorprender y estafar incautos.
Esos mercenarios de la pluma, como el zopilote, que hoy muestran entreguismo a Duarte, lo mismo hicieron en el pasado con otros actores políticos identificados como los enemigos más recalcitrantes de Fidel.
Es indiscutible que Javier, considerado el hombre de todas las confianzas de la familia Herrera Borunda, tiene todo para realizar extraordinario papel en San Lázaro y destacar por sus altos conocimientos en materia económica, temas tan urgidos en estos momentos de crisis e incertidumbre financiera que agobian al país.
Su crecimiento ante el electorado veracruzano, dependerá en gran parte de su trabajo legislativo en los próximos meses a favor de Veracruz, principalmente de las clases populares más desprotegidas.
Que no sea un diputado del montón como la gran mayoría, marcará la diferencia de Javier Duarte.
Pero insisto…
El doctor Duarte requiere sacudirse de todos esos papeleros y falsos redentores del periodismo que lo adulan, y que en los meses por venir, cuando empiecen los destapes de candidatos a la gubernatura, podrían estar adorando a quienes por siempre han servido.
Quien traiciona una vez, traiciona siempre, al menos eso dicta la conseja popular.
¿O usted qué opina?

No hay comentarios:

GRACIAS por tu apoyo A CONTINUAR CON MI LABOR

Etiquetas