NOTICIERO EN VIVO

NOTICIERO BUENOS DÍAS VERACRUZ en vivo, Lunes, miércoles y viernes 11:15 AM por nuestro canal de YOUTUBE : LA GAZETA TV  **  ¡¡SUSCRÍBETE clic aquí!!


miércoles, 7 de octubre de 2009

AHORA…TODOS SON DUARTISTAS

¡¡Murió el Rey!!
¡¡Viva el Rey!!
Es el comentario generalizado en palacio de gobierno y en la mayoría de las dependencias públicas del estado.
Secretarios y subsecretarios de despacho, directores, subdirectores, jefes de departamentos y toda la burocracia estatal, hacen a un lado la Fidelidad y se dicen ya Duartistas de hueso colorado.
Y no es para menos…
Prácticamente en su quinto año de mandato el Fidelismo ha terminado de brillar en Veracruz, y empieza ahora, en forma adelantada, la era del sucesor del gobernador Fidel Herrera.
De la que los arrastrados de siempre dicen, será la del diputado federal Javier Duarte y Ochoa.
Por ello, la inmensa mayoría de los Fidelistas en forma anticipada y en medio del secreto mutuo y la complicidad, se proclaman “soldados” del legislador por el distrito electoral de Córdoba.
El Epitacio de ¡Muere Fidel! ¡Viva Javier!
Se escucha y retumba entre las viejas paredes del colosal edificio que alberga el Poder Ejecutivo de Veracruz.
Y para Fidel representa el principio del fin.
Es el anuncio de la pérdida del poder político, que tanto temen y lloran los gobernantes en turno.
Es el momento donde ya no hay amigos sinceros ni leales, tampoco colaboradores cercanos, mucho menos lambiscones que aplaudan las pendejadas cometidas por el jefe en los seis años de gobierno.
Hasta los cómplices que fueron favorecidos y se les permitió hacer millonarios negocios y que enriquecieran con el dinero del pueblo, se hacen ojo de hormiga y abandonan el barco.
Lo que Fidel Herrera empieza a padecer en carne propia, es muy diferente a lo sufrido por sus antecesores en el gobierno de Veracruz.
Fidel enloqueció con la gubernatura; ejerció el poder con visión patrimonial y concentró la riqueza de Veracruz en beneficio personal y de unos cuantos de sus cuates los contratistas, convertidos hoy en sus grandes socios en sinnúmero de empresas del ramo turístico, hotelero y portuario.
Ejercer el mando al viejo estilo del Llanero Solitario, de no dejar hacer ni robar a nadie que él no eligiera, abrió heridas profundas de odios y rencores en el gabinete del joven político de Nopaltepec.
Fingir demencia para agarrar de pendejos a sus verdaderos amigos que siempre le tendieron la mano en sus años de frío y hambre, son también cuentas pendientes de cubrir por parte del tío Fide.
Y más tarde que temprano, llega la hora del juicio final.
Hoy al iniciar la cuenta regresiva, Fidel empieza a sufrir los estragos de la soledad; se le ve distraído y con la mirada perdida; a los escasos eventos públicos que preside llega solo y con su alma, si al caso acompañado por su numeroso séquito de gorilas que resguardan su integridad física, pese a decirse un gobernante “respetado, querido y adorado por su pueblo”.
Qué lamentable.
Mi amigo Fidel tuvo la oportunidad en sus manos de pasar a la historia como uno de los mejores gobernadores de Veracruz.
Muy aparte de su demagogia y populismo, de comprar conciencias ciudadanas y de darle al pueblo pan y circo para ganarse la voluntad popular, Herrera contaba con la capacidad para poder dejar huellas imborrables en su paso por el gobierno de Veracruz.
Pero desde que asumió el mando, se subió en un viaje interminable por las nubes en el que soñaba hablarse de tu con las estrellas, y donde también imaginaba tener a dios agarrado de las orejas.
Cometió el error de dejarse rodear por verdaderos delincuentes de cuello blanco que siempre lo engañaron, y a su pandilla juvenil, integrantes todos de la Loca Academia de diputados, les permitió hacer y deshacer con el erario público; muchos de éstos son hoy multimillonarios, dicen ellos, “para estar en el mismo nivel con las riquezas financieras y patrimoniales del patrón”.
Conforme pasen los días, semanas y meses, el sufrimiento y desconsuelo, será peor para el gobernador Herrera.
Porque todos ya, proclaman al nuevo Rey.
Hasta el más puro de los Fidelistas, Reynaldo Escobar, canta en coro que…
¡¡Muera el Rey, viva el Rey!!
Y esa muestra despectiva y de falta de respeto al todavía mandatario del estado, es el inicio del cobro de facturas a Fidel Herrera.

No hay comentarios:

GRACIAS por tu apoyo A CONTINUAR CON MI LABOR

Etiquetas