NOTICIERO EN VIVO

NOTICIERO BUENOS DÍAS VERACRUZ en vivo, Lunes, miércoles y viernes 11:15 AM por nuestro canal de YOUTUBE : LA GAZETA TV  **  ¡¡SUSCRÍBETE clic aquí!!


domingo, 23 de enero de 2011

UN PASEO POR LAS NUBES

BUENOS DÍAS VERACRUZ

Por: David Varona Fuentes
21 de enero de 2011

El gobernador Javier Duarte tiene que despertar del embrujo calderonista.
Es evidente que están dándole atole con el dedo.
Promesas van y promesas vienen, y lo cierto es que los recursos financieros de la federación para obras sociales en Veracruz, no llegan, se encuentran “congelados” en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.
El secretario Ernesto Arroyo, titular de la SHCP, tiene instrucciones de su jefe máximo de no abrir la llave del dinero federal al gobierno del estado de Veracruz.
Por más que el joven gobernador veracruzano lanza flores de sometimiento, cooperación y entendimiento al presidente Calderón y a sus altos funcionarios, las remesas económicas siguen atoradas en la federación.
No bajan ni siquiera los recursos para empezar la reconstrucción de todos los daños causados por los demoledores fenómenos naturales que azotaron las costas del estado en los meses de agosto y septiembre pasados.
Apenas acaba de llevarse el jueves en la ciudad de México una reunión para la presunta modificación de las reglas del Fondo Nacional de Desastres, pero no hay para cuando sueltan la primera remesa de millones de pesos para atender los desastres provocados por el huracán Karl y las tormentas Matthew y Frank.
Durante el encuentro de Protección Civil, el secretario de Gobernación Francisco Blake Mora y el gobernador Javier Duarte, deshojaron sus respectivas margaritas en mutuas alabanzas, pero de dinero para Veracruz, nada.
Sin lugar a dudas, puro jarabe de pico del gobierno de Calderón hacia el gob

ierno de Veracruz.
“Amor con amor se paga”, dijo una ocasión el presidente al entonces gobernador Fidel Herrera, refiriéndose a lo mucho que, aseguró, había recibido de Veracruz, y en reciprocidad daría todo el apoyo financiero a la entidad, que desde luego nunca llegó.
Lo que el tío Fide nunca entendió fue que Calderón pagaría con la misma moneda todos los exabruptos que en la complicidad de la intimidad Herrera Beltrán vociferaba en contra suya, y que más temprano que tarde un personaje muy cercano a Los Pinos se encargaba de informarle.
Al igual que Fidel Herrera, el presidente Calderón es un simulador, por ello como el agua y el aceite, nunca pudieron tener armonía en su trato institucional; se miraban, se trataban, pero nunca se tragaron.
Y los resultados de ese capítulo de amores perros, saltan a la vista, Veracruz quedó fuera del paraíso financiero que disfrutaron otras entidades gobernadas también por militantes del Partido Revolucionario Institucional.
Por la herencia maldita del Fidelismo, Veracruz no tiene rumbo ni dirección; el gobernador Duarte trae perdida la brújula. Y lejos de exigir lo que al estado corresponda, el mandatario veracruzano se desvive por lisonjear al gobierno de la república.
Que Calderón, que el titular de Gobernación Blake Mora, o que todos los demás miembros del gabinete federal se manifiesten “amigos” de Veracruz, en nada ayuda a sacar del desastre financiero a la entidad.
Lo que Veracruz requiere, necesita y le urge, es el efectivo para que empiece a caminar.
Por ello reitero, el doctor Duarte tiene que fajarse los pantalones y asumir de una vez por todas su papel de gobernador.
No son para menos la cruda realidad política, financiera, social y de inseguridad pública que enfrenta el estado de Veracruz.
El gobierno del presidente Felipe Calderón está agarrándole el modo al mandatario veracruzano y se lo quiere llevar al puro salivazo.
Y es lamentable que mi amigo Javier, le siga el juego.
Insisto, tiene que sacudirse ese embrujo presidencial que nada bueno le traerá.
Calderón sabe su cuento; es un hombre de rencores, y que su partido y su candidato a gobernador no se hayan apoderado de Veracruz, todavía no lo digiere.
Menos ha olvidado el presidente que Duarte es hechura de Fidel, y que la rapiña Fidelista tuvo su visto bueno desde sus tiempos en la Secretaría de Finanzas.
Las lenguas de doble filo del vetusto palacio de gobierno andan tirando su veneno por los pasillos, y aseguran que Calderón quiere la cabeza de Fidel, y que si Duarte decidiera entregársela, otra sería la suerte financiera para Veracruz en estos dos últimos años del michoacano en Los Pinos.
¿O usted qué opina?


MAÑANA EN VIVO 11:30 am



No hay comentarios:

GRACIAS por tu apoyo A CONTINUAR CON MI LABOR

Etiquetas