NOTICIERO EN VIVO

NOTICIERO BUENOS DÍAS VERACRUZ en vivo, Lunes, miércoles y viernes 11:15 AM por nuestro canal de YOUTUBE : LA GAZETA TV  **  ¡¡SUSCRÍBETE clic aquí!!


viernes, 20 de mayo de 2011

EL DÍA EN QUE SE ACABÓ EL MUNDO.

Por: Eva Varona
21 mayo 2011

Hay una verdad irrefutablemente segura.
Lo que inicia debe tener un final; así como lo único realmente real y lo que tenemos con seguridad al nacer…es que algún día irremediablemente debemos morir.
Hemos vivido muchos años; los seres humanos hemos nacido de este planeta, comido y bebido de él hasta el hartazgo, hemos evolucionado y caminado por casi todas la rutas posibles.
Hemos tomado de nuestro hogar cuanto hemos querido y muchas veces sin límite, hasta dejar estéril un pedazo de él.
Así ha sido durante miles de años; el ser humano ha lastimado y lacerado su propio hogar.
¿Ha llegado el momento?
El momento de que el planeta se sienta cansado y piense que ya fue suficiente…
Oh…el hombre es tan egoísta que piensa que al morir él moriría el mundo también.
¿El plazo se ha cumplido?
A estas alturas no pasa desapercibida una predicción que asegura que mañana 21 de mayo será el fin del mundo, que nuestro tiempo se ha terminado.
Según esta predicción el mundo será sacudido por un terrible terremoto, el más trágico de nuestra historia, el terrible suceso será acompañado de 5 meses de agonía intensa, sonde sólo los “creyentes” sobrevivirán, dando inicio al nuevo mundo.
Esta minuciosa selección de “buenos” y “malos” (por que la biblia no marca regulares…) culminará el 21 de octubre.
La noticia se difunde por tele, radio, prensa e internet; de alguna manera acompaña a esta profecía un misterioso desconcierto, pues comienza a ser difundida por personas que gozan de cierta credibilidad periodística y con peso religioso; la profecía es difundida muchas veces en videos, acompañados de musiquita de violines y versículos religiosos.
Por supuesto ninguna institución religiosa de alto nivel, mucho menos científica o gubernamental, ha dado algún comunicado o dado una conferencia al respecto, dándole la razón a tan peculiar pronóstico.
Pero el desconcierto comienza a apoderarse de la curiosidad...
¿Acabará el mundo el día 21 de mayo del 2011?
Para muchos esto debe sonarnos a baba de perico, sin embargo debemos verlo de manera un tanto seria, pues al existir mucho fanatismo religioso; podría darse el ambiente donde podrían ocurrir suicidios masivos, ya ha pasado antes.
¿Cuál es la realidad?
Soy una mujer creyente, tanto en el bien como en el mal y en el más allá como todos aquellos fenómenos que rodean a lo paranormal y los fenómenos extraterrestres.
Desde chica he leído, me he informado e instruido con este tipo de información que me resulta siempre muy interesante.
Pero también soy periodista; y también desde niña y junto a mi padre que también es periodista he aprendido que la realidad tiene muchas facetas, todo depende del cristal con qué se mira; así que no, no creo en dicha profecía.
No existe sustento científico que diga que mañana comienza el fin del mundo.
Y en dado caso que así fuera…
¿Qué podríamos hacer al respecto?
Si nos ha llegado la hora, ya nada podemos hacer.
¿Cuál es la realidad? ¿Qué mundo dejamos?
Mejor aún…
¿Valió la pena nuestras vidas?
De todo aquello se me ocurre un ejercicio muy interesante, de vez en cuando no estaría mal pensar que un mañana el mundo terminará, y de alguna manera poder preguntarnos:
¿Cuáles son las últimas líneas de nuestras vidas?
De todo aquello por eso y por si las dudas dejo este humilde testimonio de una vida más común y corriente, pero vida al fin, que pretende dejar una chispa de nuestra esencia, que también es común y corriente…la mía.
Y que a través de mis ojos con lo que sé que es mi escasísimo conocimiento escriba la última página del libro de nuestras vidas.
Hablar de todo es imposible, pero de si sucesos apocalípticos estamos, recuerdo un ejercicio fascinante que vi hace un buen rato en la página de Gandhi (sí la de las librerías), en el que de alguna manera el mundo se ha terminado y tú eres el único sobreviviente y en tus manos está la última hoja con la que escribirás lo que más recuerdas de los sentimientos humanos y de los que hay que rescatar.
Recuerdo haber escrito lo siguiente:
Soy una mujer de 33 años que vivió en México; específicamente en la zona de Veracruz, su capital la ciudad denominada de las flores, Xalapa.
De mi no tan larga vida puedo dejar testimonio que fui una comunicadora de profesión, desde pequeña fiel espectadora de las 8 planas del periódico en papel que antes eran enormes para mí y que con el tiempo gracias a la tecnología se redujeron a un monitor con letras.
Fui afortunada, mis padres fueron siempre modelos a seguir para mí, tuve hermanos y hermanas, de todos ellos y como dedos de las manos ninguno iguales.
Sí fui muy feliz.
Seguramente muchos trataran de hablar de las mejores sensaciones y sentimientos humanos como el amor, que conlleva a la felicidad y a las sonrisas.
Y del ser humano por supuesto es lo mejor.
Pero de alguna manera quiero que sepan que el ser humano tenía una expresión que era indispensable.
Rondando por las mejillas fieles testigos del momento vivido están las lágrimas.
Las lágrimas eran testimonios inmutables de la verdad.
Las verdaderas lágrimas podrían inmovilizar, en ellas existe un momento poderoso y mágico que hace al ser humano verse como lo que es…vulnerable.
Y como todo mortal, dejo testimonio que no deben olvidar que el ser humano lloraba y que de ese sentimiento podría aflorar la felicidad y la tristeza.
No hay mejor sensación del humano, que es la que cuando se deja llorar; agotados, exhaustos y con los ojos cansados… no sé por qué, pero de alguna manera sabemos que en ese momento, en ese preciso instante, corre más fuerte la sangre en nuestras venas, nuestro corazón respira aires nuevos, nuestra mente se abre más, nuestras manos y brazos ganan fuerza, y de alguna manera sabemos, que en ese momento nace un nuevo comienzo.
Y así dejo testimonio que lloré mucho en vida como también reí, sin las lágrimas derramadas nunca hubiera madurado, nunca hubiera conocido las derrotas, que me llevaron después a saborear el triunfo, nunca hubiera conocido la pérdida que después me hizo valorar a mis seres queridos como son y de las lágrimas lloré el pasado que me llevó a valorar mi presente.
Y así dejo estas palabras, como testimonio fiel del el día en que acabó el mundo.
¿Cuál será la última página de nuestras vidas?

lavaronita@hotmail.com

http://www.lavaronita.blogspot.com/

http://www.lagazeta.org/


No hay comentarios:

GRACIAS por tu apoyo A CONTINUAR CON MI LABOR

Etiquetas